Este domingo está la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Pero los ciudadanos de Cataluña Norte y del resto del estado francés no eligen al presidente sino tan sólo a los dos candidatos mejor situados, que se enfrentarán quince días después.

Este formato polémico suele acabar causando agrupamientos a la contra en torno a un candidato –de la gente que no quiere que gane el otro. Y por eso mismo quienes son los dos que pasan a la segunda vuelta prácticamente decide las elecciones. Si se clasifican Le Pen y Macron, por ejemplo, es muy probable que acabe ganando Macron por los votos de la izquierda que quisiera evitar la victoria de Le Pen. Pero si se clasificaran, por ejemplo, Macron y Mélenchon, podríamos ver la extrema derecha votando a Macron para evitar la victoria de la extrema izquierda. Se lo explicamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here