Antes de dar a conocer cuál es el tratamiento poco invasivo para las varices del que te hablamos, que además ha surtido mejor efecto que algunas intervenciones quirúrgicas, es importante señalar las causas y síntomas de esta común condición llamada insuficiencia venosa.

Las varices son grandes venas azuladas que se desarrollan en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente encontrarlas en las piernas porque allí se sitúa la vena safena, considerada la más grande que va desde el interior del tobillo hasta la parte superior del muslo. Esta condición médica no es apreciada como una afección grave, pero sí genera incomodidad y baja autoestima entre quienes la padecen.

Causas de la aparición de varices

causas y sintomas varices

La causa principal de las varices (inflamación de las venas) se debe al aumento de la presión arterial y como estas están tan cercanas a la superficie de la piel, hacen que se dificulte la circulación de la sangre por válvulas unidireccionales hacia el corazón.

Es decir, que cuando se dañan o se debilitan las válvulas, la sangre se amontona en las venas causando hinchazón.

Las personas con varices no deben permanecer sentadas ni paradas por mucho tiempo, ya que se acumula la sangre en las venas de las piernas, lo que genera un aumento en la presión y la gravedad del problema.

Ablación por radiofrecuencia (ARF): Un tratamiento poco invasivo para las varices

El nuevo tratamiento para las varices que intenta suplantar la cirugía y que ha estado bajo estudio recientemente, ha demostrado ser poco invasivo y con muy buenos resultados.

Se trata de la ablación por radiofrecuencia (ARF), procedimiento que suministra la energía para ser utilizada por medio de un catéter que ayuda a colapsar y sellar la vena que presenta inflamación o defectos de circulación.

El estudio de la ARF lleva un seguimiento de dos años por los 225 miembros que pertenecen a la investigación y que concluyeron con una tasa bastante similar de recurrencia para personas tratadas con el procedimiento menos invasivo y con dos técnicas quirúrgicas que implican extirpar las venas.

En efecto, la investigación fue respaldada en su mayoría para el uso de la ARF como solución de las venas varicosas, ya que es un tratamiento con menos riesgos y los mismos resultados. Asimismo, los autores revelaron que publicarán en la revista Journal of ascular Surgery: Venous and Lymphatic Disorders todos los hallazgos y avances de su indagación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here