España no es una democracia plena según el Democracy Index que publica anualmente la revista The Economist. La puntuación española se ha deteriorado sensiblemente en el último año, pasando de 8.12 puntos a 7.94. De esta forma, el estado se ha degradado de democracia plena a democracia defectuosa.

The Economist argumenta que la degradación de categoría se debe sobre todo a la preocupación por la independencia judicial, haciendo referencia a la crisis constitucional que ha impedido renovar el Consejo General del Poder Judicial español, que actúa en funciones desde el 4 de diciembre de 2018.

«En términos más generales, España sufre un aumento de la fragmentación parlamentaria, una letanía de escándalos de corrupción y un nacionalismo regional creciente en Cataluña que plantea retos a la gobernanza», añade la revista.

Hace tres años, después de la represión violenta y judicial del referéndum del 1-O, España ya estuvo a punto de ser considerado una democracia defectuosa. Este año, según el informe, tan sólo hay 21 democracias llenas en el mundo (el año pasado eran 23).

Noruega es el país mejor clasificado con 9,75 puntos. También superan los nueve puntos Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Islandia, Dinamarca e Irlanda.

Véase el Democracy Index aquí:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here