La crisis interna del PP no amaina, pese a los intentos de Pablo Casado de rebajar la tensión. Una parte del grupo parlamentario en el congreso español, incluido Guillermo Mariscal, que forma parte de la dirección, ha emitido un comunicado en el que reclaman una convocatoria urgente de un congreso extraordinario del partido para elegir una nueva cúpula. Asimismo, reclaman la destitución inmediata del Secretario General, Teodoro García Egea.

El comunicado no lleva la firma de la portavoz del PP en el congreso, Cuca Gamarra, y tampoco el de la vicepresidenta segunda del congreso, Ana Pastor. Ambas forman parte de la cúpula del PP y ayer, en una reunión en la sede de Génova, reclamaron a Pablo Casado que convocara un congreso extraordinario.

El comunicado, con el sello del grupo parlamentario, fue firmado por el secretario general del grupo, Guillermo Mariscal, y por los portavoces adjuntos José Ignacio Echániz, Mario Garcés y Carlos Rojas. Además, también se han añadido el secretario cuarto de la mesa del congreso, Adolfo Suárez, y la diputada Sandra Moneo.

Un manifiesto a favor de que una gestora se haga cargo del PP

Por otra parte, esta mañana varios diputados del PP, sobre todo gallegos y andaluces, se adhirieron a un manifiesto que reclama que una gestora se haga cargo del PP mientras no se celebre un congreso para elegir una nueva dirección.

Necesitamos más que nunca ilusionar a millones de españoles, millones de españoles que creen que hay alternativa a Sánchez. Necesitamos un partido unido y grande a la altura de un gran país, que es España. Necesitamos cambiar el rumbo de @populares !! pic.twitter.com/lXUBsUtwaO

— Ana Vázquez Blanco (@anadebande) February 22, 2022

El manifiesto, que tiene forma de decálogo, exige que el período de transición hasta el congreso sea lo más corto posible porque “España no se merece tener que estar pendiente de nuestra vida orgánica”.

«El actual contexto exige decisiones extraordinarias y dolorosas, que permitan recuperar la confianza y unidad interna para poder ofrecer la alternativa al gobierno de Pedro Sánchez que España se merece», añade.

Aumentan las voces críticas

A los firmantes de este manifiesto se han añadido en las últimas horas gaireó a todos los presidentes regionales del PP, que han coincidido en reclamar la marcha de Casado y la convocatoria de un congreso extraordinario para solucionar la crisis de liderazgo en la que se encuentra el partido. Los barones territoriales presentarán esta petición en la reunión que la dirección ha convocado mañana en la sede nacional del PP, en Madrid.

Incluso Fernando López Miras, presidente del PP murciano y hasta ahora aliado de Casado y Egea, se ha añadido a quienes piden la convocatoria de un congreso extraordinario. Hoy por hoy, Casado solo contaría con el apoyo de la presidenta del PP de Navarra, Ana Beltránque forma parte del núcleo duro de Casado, pero según algunas fuentes incluso el equipo de la formación en la comunidad foral sería partidario de convocar un congreso extraordinario.

En paralelo a estos eventos, parece que el nombre de Alberto Núñez Feijóo ha ganado fuerza en las últimas horas para sustituir a Casado al frente de la formación. El propio Feijóo ha dicho hoy en un acto en Pontevedra que se debe abrir una nueva etapa que permita desbloquear la actual situación de colapso del partido, y confió en que la dirección dé voz a la gente para decidir su futuro.

La estrategia de Pablo Casado

Sin embargo, la estrategia de Pablo Casado es distinta. La intención del presidente del PP es reunir mañana a todos los presidentes territoriales del partido con la intención de preparar la Junta Directiva Nacional de la próxima semana. En esta reunión, Casado se reencontrará con algunos de sus principales opositores: Alberto Núñez Feijoó, Juanma Moreno y Alfonso Fernández Mañueco. Isabel Díaz Ayuso no asistirá porque no ha sido convocada.

Según la estrategia de Casado, en la Junta Directiva Nacional de la próxima semana, el partido deberá decidir si convoca o no un congreso extraordinario para elegir una nueva dirección. Una etapa que los opositores a la dirección quieren quemar ya y convocar de inmediato un congreso extraordinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here