La justicia polaca ha contactado formalmente a la familia del periodista vasco Pablo González por primera vez desde que fue detenido la noche del 27 al 28 de febrero acusado de espionaje para Rusia. Desde entonces, ni la familia ni su abogado Gonzalo Boye han podido hablar, y el único contacto con él ha sido a través del cónsul español en Varsovia, Ramón Merino, que pudo visitarlo y hablar con ellos. Tal y como ha avanzado el País y ha confirmado VilaWeb, su mujer ha recibido una notificación judicial del Tribunal de Rzeszów en la que se les comunica que dictó un encarcelamiento provisional hasta el 29 de mayo, que cumplirá en prisión de Rzeszów.

La notificación, breve, incluye el nombre de Pablo Gonzalez junto a los sobrenombre Aleksey Rubstov y Pavel Rubstov, la fecha y lugar de nacimiento y el nombre de los padres.

Notificación judicial enviada a la familia de Pablo González, traducida al español por un traductor jurado. El cónsul español de Varsovia dijo que González se encuentra bien de salud y que recibe un trato correcto en prisión, pero que no sabe por qué le tienen encerrado y se siente frustrado porque fue detenido trabajando de periodista. Además, informó de que podría recibir ya cartas de la familia.

González, nacido en Moscú y que sabe hablar ruso, es especialista en conflictos y en la zona de influencia de la antigua Unión Soviética. Tiempo atrás había informado sobre la guerra de Ucrania, desde 2014, pero a principios de febrero, antes de que empezara la ofensiva rusa, se desplazó a Kiiv y al Donbass para informar de la situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here