La pandemia se ha descontrolado una vez más en Madrid. La conselleria de Sanidad madrileña ha comunicado 36.327 contagios nuevos en los últimos dos días (lo que supone casi un tercio del total del estado). Unas cifras inauditas hasta ahora que se han propulsado con la llegada de la variante ómicron. Sin embargo, el gobierno deIsabel Díaz Ayuso no prevé aplicar ninguna restricción, aunque varios expertos han advertido de que si se mantiene la situación, quedan días y días de récord de infecciones.

Véase el gráfico que demuestra el control de la pandemia:

En vez de hacer frente al repunte de casos y evitar un colapso de los centros de salud, Ayuso ha decidido señalar y culpar directamente al personal sanitario del descontrol. En este sentido, ha acusado a algunos profesionales de los centros de atención primaria de no querer trabajar y de instigar un boicot desde dentro del sistema.

“Quiero estudiar profundamente qué está pasado en los centros de salud de Madrid porque no en todos los casos los ciudadanos deben estar esperando o haciendo colas y en algunos no les cogen los teléfonos, los cuelgan, y de repente no hay médicos ”, ha declarado la presidenta en EsRadio.

En ningún caso, Ayuso ha querido asumir la responsabilidad en la gestión caótica de la pandemia. En los últimos días, el gobierno ha decidido cambiar los protocolos de diagnóstico y ha dejado de hacer pruebas PCR a los ciudadanos que han dado positivo con una prueba de antígenos en la farmacia. ¿El motivo? La capacidad de realizar pruebas PCR en los centros de atención primaria está completamente desbordada.

Éste es el pegamento para solicitar un PCR en un centro de salud Palma Norte en Malasaña. Todas estas personas quitan tests de antígenos positivos, y la fila de gente con COVID envuelve la cuadra. Nadie coge el teléfono así que los contagiados deben acudir al centro como único recurso pic.twitter.com/ZlbvF24IyY

– María Jesús Prada (@Chuzac) diciembre 17, 2021

La región con mayor sobremortalidad de la UE

La gestión de la pandemia en Madrid, más allá de las cifras, se ha convertido en un arma política y electoral que Ayuso ha aprovechado para consolidar su poder en el gobierno y dentro del PP madrileño. Sin embargo, las estadísticas no engañan a nadie. Según datos del barómetro regional y local del Comité Europeo de las Regiones, Madrid ha sido el territorio de la UE que ha tenido una mayor tasa de sobremortalidad durante el 2020.

En el primer año de la pandemia, en Madrid las defunciones han aumentado un 44% respecto a la media de mortalidad del período 2016-19. La segunda región más afectada es Lombardía, uno de los primeros puntos que recibió el impacto del coronavirus en Europa. El porcentaje de sobremortalidad allí es del 39%. La tercera posición la ocupa Castilla-La Mancha (34%), mientras que Cataluña ocupa el octavo puesto con una sobremortalidad del 27%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here