Después de unas jornadas cargadas de polémica por las fuentes de información de Jose María Franco y además de asegurar que Rocio Carrasco había presenciado un acercamiento con su hija. Lydia lozano se ha enfrentado de nuevo al «PoliDeluxe» para contestar a las preguntas e incógnitas que están en el aire.

«¿Estás encantada con el protagonismo que te está reportando toda esta historia?» Así arrancaba el polideluxe con la pregunta de Maria Patiño.

«Aquí se me puede ver que disfruto, que se hace audiencia, pero luego…» comenzaba Lydia mientras comenzaba a llorar.

«Mi madre con 91 años se tuvo que tomar un lexatin, con el daño que hago a mi familia, con el daño que ya le hice, no compensa… Yo tendría que estar loca para que valieran la pena estas noches sin dormir» explicaba entre llantos y lágrimas.

Un duro polideluxe que ha seguido con declaraciones como esta por parte de Lydia: «No estoy buscando protagonismo, estoy afrontando el problema. ¿Cómo no me van a doler que digan que no soy periodista si mis padres me pagaron la carrera para que fuera feliz?»

Enfrentada con todas sus críticas.

La verdad es que, pese a todo el momento tenso de la noche, el «polideluxe» ha salido bien, Lydia no ha salido mal parada, sin embargo algunas mentiras se han quedado a la luz.

Como por ejemplo cuando ha desmentido que no creía que el fiasco de su información no era un nuevo golpe a su credibilidad, que no le tenía miedo a José María Franco por lo que éste podría decir de ella o que no llamó a Stella Goñi para que no le hablara mal de José María Franco.

Un polideluxe cargado de ataques y preguntas en la que Lydia se ha defendido como ha podido, además de cargar duramente contra Kiko Matamoros «es un mal imitador de Kiko Hernández, está haciendo un papelón»,  además de protagonizar otro  enfrentamiento con Antonio Montero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here