Desde la emisión del primer episodio de Rocío, contar la verdad para seguir viva, Ana María Aldón se ha mantenido abierta al público y le ha hecho saber a la prensa su opinión sobre el tema. Pero fue durante una entrevista cuando recibió un mensaje de su esposo, Ortega Cano, que la dejó al borde del llanto.

El sábado pasado, Ana María Aldón fue invitada a Viva la vida donde mostró su opinión acerca de la decisión de colocar José Antonio, esposo de Gloria Mohedano, como el portavoz de la familia. Un tema que ha causado un gran revuelo en los últimos días.

Según explica, tener el papel de portavoz significa que José Antonio únicamente está al mando de ciertos asuntos relacionados con la herencia de Rocío Jurado o sobre la segunda parte de la docuserie, y que no debe estar de acuerdo en alguna de sus opiniones, que es el caso de su declaración donde dice no creer las lágrimas de su sobrina.

Además, Ana María ha confesado haberse sentido sorprendida por la decisión deJose  un portavoz y le cuestiono esto a su esposo, pues él tiene su “propia voz para hablar”. Ante lo cual le respondió que lo hizo para que los medios dejaran de estar todo el día en las puertas de su casa.

La entrevista iba bien hasta que le cuestionaron el papel de Ortega Cano con Ana María, quien dijo que no cree que pueda hablar por la boca de su marido, pero asegura que no duda del dolor de su hijastra. Para cambiar de tema, dijo que “hay que esperar a otoño”, haciendo referencia a la segunda parte de la docuserie de Rocío Carrasco.

ana maria aldon viva la vida

Ante los el momento que estaba viviendo Ana María, Ortega Cano decidió llamar al programa para mandar un mensaje conciliador:

“Tengo mis hijos, mi familia, entiendo que cada uno tenga su entorno pero yo lo haré en su momento cuando termine todo”.

Aprovechando la llamada del torero, los colaboradores del programa hablaron sobre las cartas escritas por Rocío Jurado donde habla de su familia. Él fue claro y dijo que tiene sus dudas, pues llegaron a pasar un mes juntos completamente solos y nunca las llegó a ver con él, pero tampoco niega que existan.

Los colaboradores continuaron con la sesión de preguntas y le preguntaron al torero si se sentía una víctima de Rocío Carrasco, ante lo cual respondió: “Yo antes muero que ser víctima de nadie, para eso hay que valer”.

Estas declaraciones emocionaron a Ana María, quien se le veía rota y con lágrimas en los ojos. Ella solo pudo decir que su marido “tiene mucha sensibilidad” y cree que en esta vida se puede “encontrar muy pocas personas” con el corazón de José Ortega.

Ademá lo dicho por el torero, afirman completamente su postura y revela que él piensa hablar con su hijastra por teléfono después de terminar sus documentales, para no entorpecer su relato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here