La Asamblea nacional francesa ha aprobado finalmente el proyecto de ley para transformar el pasaporte sanitario en un pasaporte vaccinal, que excluye la posibilidad de acceder a espacios restringidos por las medidas por la covid a aquellas personas que no están vaccinadas pero que tienen una prueba diagnóstica negativa. El texto se ha aprobado después de dos semanas de intensos debates entre diputados de la oposición y gubernamentales y la salida de tono del presidente Emmanuel Macron, que dijo que quería “fotre” con medidas así los no vacunados.

En cuanto entre en vigor, el pasaporte vaccinal sustituirá al pasaporte sanitario para acceder a actividades de ocio, bares y restaurantes, parques de atracciones y transporte público entre regiones. Tras el debate parlamentario en la Asamblea francesa, se ha modificado el texto legal y el pasaporte vaccinal sólo se aplicará a los mayores de 16 años, edad que se ha establecido para que cada persona decida autónomamente si quiere vaccinarse o no. Los adolescentes de entre 12 y 15 años tendrán que mostrar el actual pasaporte sanitario para acceder a los recintos restringidos.

Además, la Asamblea francesa ha recuperado la posibilidad de que los trabajadores de establecimientos de restauración puedan verificar la identidad de alguien si existen dudas de la veracidad de un pasaporte vaccinal, posibilidad que el senado francés había borrado.

La nueva ley se ha aprobado cinco días más tarde respecto al calendario previsto inicialmente por el gobierno francés por el debate intenso y polémico que ha provocado, lo que favoreció que se presentaran más de quinientas enmiendas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here