Los acontecimientos recientes han hecho que los colaboradores de varios programas y el público en general se pregunte cómo es realmente Enrique Ponce, ya que el torero que se creía bastante simpático ha demostrado tener arrebatos de violencia demasiados seguidos, según hemos visto en diferentes medios y programas.

Sin embargo, fuera del rodeo, no todos son tan mansos como un toro moribundo. Es allí donde el periodista Gustavo González recuerda una anécdota muy interesante. Un suceso que traza un paralelismo entre el inicio de la relación de Ponce con Paloma Cuevas y esta etapa de noviazgo con Ana Soria.

«A puñetazos»

Gustavo González fue reportero de “Sálvame” en aquel entonces y que tuvo la oportunidad de encontrarse cara a cara con Enrique Ponce en el año de 1993.

Al parecer, el diestro siempre tuvo una actitud de bajo perfil con respecto a las relaciones que comenzaba. En ese momento, estaba saliendo con Paloma Cuevas.

enroque ponce y paloma cuevas

Lo interesante es que el torero le “soltó unos puñetazos» al colaborador en el momento le tomó unas fotografías. ¿Qué lo puso eufórico? Lo que pasaba es el torero estaba saliendo con la hija de Victoriano Valencia a escondidas y no quería que se supiera. Aun así, su reacción fue desmedida.

Esto pasó en el aeropuerto de Miami, y ambos «terminaron a golpes». El colaborador noventero cuenta:

Reaccionó muy mal, vino a mí como loco. Me soltó bofetones, puñetazos, hasta que yo en defensa propia me defendí.”

La tanda terminó con Ponce en el suelo, de largo a largo y su novia (para entonces una joven estudiante y empresaria) escondida detrás de un mostrador.

Un golpe le dio perspectiva

Solo bastó que «le dieran su merecido» para que volviera en sí, tornándose más indulgente. Señaló Gustavo:

Una vez que se repuso y se arregló todo, me pidió disculpas, me reconoció que se puso muy nervioso.”

Han pasado 23 años de esta escena y el reportero aún lo tenía muy fresco en su mente. El torero solo le pedía que no publicara la foto del diestro con la cordobesa porque el padre de ella no sabía nada.

¿No les parece esta acción algo conocida?, pues sí. Y es que 27 años después algo así vuelve ocurrir, de forma más pública y bochornosa, cuando pretendía tapar los inicios de una relación con una joven.

Es una acción innecesaria, ya que gracias a las redes sociales su relación ya se sabía. Son otros tiempos. La reacción de Enrique Ponce contra Gustavo González se asemeja a la que tuvo, aparentemente, hace unos días en un restaurante contra quienes le tomaban fotos junto a Ana Soria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here