A Kiko Matamoros, colaborador de Sálvame, no le ha ido nada bien este año. Ahora se le suma una nueva dolencia que le estaría costando unos 100 euros al día.

A Kiko tuvieron que intervenirle de emergencia 2 veces este año producto de una infección aguda de vesícula e hígado. Para completar, ahora un glaucoma le quitó, casi por completo, la visión del ojo derecho y gran parte del ojo izquierdo.

Como se podrán imaginar, esta lesión en ambas retinas le han dejado casi incapacitado para algunas tareas cotidianas. Ahora tiene que pagar por algunas asistencias en servicios que antes hacía de forma natural.

Un estado delicado para Matamoros

El glaucoma es una enfermedad muy delicada y que pudiera deteriorar su condición de vida en un descuido. No se trata de un diagnóstico nuevo, ya que desde hace 10 años los médicos se lo habían diagnosticado.

Su ojo derecho se había visto afectado desde entonces, pero esta última recaída le costó que su ojo izquierdo también se viera afectado. Esta enfermedad afecta el nervio óptico y es inoperable.

Desde hace una década, los oftalmólogos no le daban buen pronóstico a su ojo derecho y ahora la cuenta regresiva pudiera haberse activado para su ojo izquierdo. Se trata de una condición irreversible que los médicos atienden con cuidados paliativos

¡Acontecido es poco!

La verdad es que no es nada fácil lo que ha tenido que pasar Matamoros este año, su consuelo es la compañía de su jovial novia, aunque esta relación también ha sido objeto de cuestionamientos. Cuando le dijeron para aparecer otra vez en Sálvame al corto plazo, respondió: “No quiero dar lástima”.

Sin embargo, sus problemas de salud, que incluyen mareos, cansancio extremo y sueño recurrente, contrastan de lo que muestra en las redes, ya que el exrepresentante de famosos aparenta estar de lo mejor en sus vacaciones en México.

En sus apariciones en público se le notaba que tenía problemas con el habla, algo que es fundamental para poder desempeñar su oficio de tertulia.

Los 100 € diarios que tendría que estar pagando Kiko Matamoros

Estos problemas de salud le han perjudicado en algunas tareas cotidianas. Ahora, parece ser que tiene que pagar un choffer para poder transportarse.

Kiko estaría pagando unos 100 € diarios a un choffer para que lo lleve a donde quiera, ya que hacerlo en esas condiciones representaría un peligro para él y los demás.

¿Cómo se siente Kiko?

El colaborador de Sálvame se ve resignado hacia su futuro próximo. Son muchas las cosas que tiene por perder además de su vista y su forma de apreciar el mundo.  Su estabilidad económica dada su participación como colaborador y su futuro con Cristina Pujol (con la que tuvo una crisis hace poco) también podrían irse al caño.

¿Será un mal calma producto de su polémica con Makoke, su hijo Diego y sus compañeros? En todo caso, nadie merece esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here