El gobierno francés ha dejado claro a cualquier persona que quiera asistir en un evento público deberá estar vaccinado, lo que también implica a los deportistas profesionales. Esta medida afecta directamente al tenista Novak Djokovic, que ve ahora cómo Francia también le cierra las puertas para disputar el Gran Slam de Roland Garros, que se jugará a finales de mayo.

Gracias al mouvement sportif pour le travail de conviction después de los derniers raras non vaccinés. Nuevos trabaillerones ensemble à préserver las competiciones et à se faire las ambassadeurs de ces medidas au niveau international 2/2

— Roxana Maracineanu (@RoxaMaracineanu) January 16, 2022

Lo ha dicho la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu, quien en unos tuits ha anunciado que esta obligatoriedad será una realidad en cuanto se promulgue la ley del pasaporte vaccinal en la que está trabajando el gobierno de Emmanuel Macron.

En una clara alusión a la polémica generada por Novak Djokovic en Australia, la ministra ha dado las gracias al movimiento deportivo: «Trabajaremos juntos para preservar las competiciones y ser los embajadores de estas medidas a nivel internacional».

Estas declaraciones suponen un retroceso de Maracineanu, que a principio de mes y en plena polémica de Djokovic en Australia, dijo que el jugador serbio sí podría jugar en el Roland Garros. Argumentó que se le podría dar una exención médica señalando que las competiciones internacionales se rigen por protocolos que imponen las federaciones.

Pero el desenlace en la polémica en Australia, sumado a la lucha del gobierno de Macron contra el movimiento antivacunas, ha hecho rectificar a la ministra de Deportes. Hasta que no se apruebe la nueva ley, en el estado francés se puede entrar sin la pauta completa, como sí ocurre en Australia, y mostrando un test negativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here