El Consejo de la Federación Rusa –la cámara alta del parlamento ruso– ha autorizado por unanimidad el despliegue de tropas en el extranjerotal y como pidió el presidente Vladimir Putin para enviar a militares a las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, que ayer reconoció como independientes.

Valentina Mativenko, presidenta de la cámara, ha justificado la aprobación del envío de tropas por el objetivo «de establecer la paz en el Donbass». «Va dirigido a detener la guerra civil sanguinolenta, evitar más bombardeos de asentamientos pacíficos y civiles, y crear las condiciones normales para la vida de las personas y garantizar su seguridad», ha dicho.

Putin ha asegurado en una conferencia de prensa que el reconocimiento de Donetsk y Lugansk incluye «las fronteras de las provincias que formaban parte de Ucrania» y que contemplan las dos constituciones de estas repúblicas autoproclamadas. De hecho, los rebeldes prorrusos controlan cerca de un tercio de las provincias, y la posibilidad de que se expandan aún más —ahora con apoyo explícito de Rusia— podría acarrear una nueva escalada militar. En todo caso, ha dicho que confía en que «los asuntos polémicos» se puedan arreglar durante las negociaciones entre Ucrania y los representantes de estas repúblicas.

Putin ha dicho que para desescalar el conflicto, Ucrania debe renunciar a entrar en la OTAN y ha acusado a Occidente de armar Kiev.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here