A la constante polémica sobre las fiestas en Downing Street se ha añadido este martes Dominic Cummings, asesor clave en el ascenso de Boris Johnson que, tras salir maltrecho del gobierno, ha acusado al primer ministro de mentir ante la Cámara de los Comunes respecto a su supuesto desconocimiento sobre estas celebraciones.

Cummings hizo referencia de esta manera a una fiesta que tuvo lugar el 20 de mayo de 2020 ya la que habían sido invitadas unas cien personas, aunque después asistieron alrededor de 30.

Johnson alegó la semana pasada ante los diputados que no tenía constancia del evento y, al trabajar en Downing Street, tan sólo asistió 25 minutos para dar las gracias a los funcionarios por sus esfuerzos durante los primeros compases de la pandemia.

Cummings, que entonces era la mano derecha de Johnson, aseguró que el primer ministro fue advertido con antelación no sólo de la fiesta, sino que el evento incumpliría las restricciones por contener la expansión del coronavirus, y que, sin embargo , lo ignoró.

Otras dos fuentes de Downing Street han confirmado a la cadena BBC que recuerdan cómo ese día Cummings desaconsejó a Johnson que acudiera a la fiesta, pero el gobierno por ahora se ciñe a la versión oficial del presidente.

Johnson, sin embargo, ha rechazado «categóricamente» la versión de Cummings. «Nadie me advirtió de que iba contra las normas», ha dicho, para luego apuntar que «lo habría recordado». Asimismo, ha vuelto a pedir perdón por los «errores» cometidos y ha insistido en que creía que había asistido a «una reunión de trabajo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here