El jefe de la diplomacia norteamericana, Antony Blinkendenunció ante el Consejo de Seguridad de la ONU que Rusia está preparando una invasión de Ucrania programada para los próximos días y aseguró que los planes de Moscú incluyen la toma de Kiev y otros puntos estratégicos del país vecino.

Blinken, que ha viajado a última hora a Nueva York para participar en una reunión del Consejo de Seguridad sobre Ucrania, reitera la idea de que el Gobierno ruso está buscando un «pretexto» para justificar su intervención, lo que podría incluir un falso atentante terrorista , un supuesto descubrimiento de fosas comunes o incluso un ataque real o ficticio con armas químicas. Hoy mismo se ha sabido que el gobierno ruso ha expulsado del país al embajador adjunto de EEUU en Moscú, Bart Gorman.

Los líderes de la Unión Europea también dicen estar listos por si se produce un ataque y aplicar duras sanciones contra Rusia. Tras la cumbre extraordinaria en la que los veintisiete han hablado de los últimos acontecimientos de la crisis, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aseguró que el blog se mantiene firme y unido en la defensa de los valores europeos.

Antes de la reunión, Michel ha hablado, en una nueva muestra de coordinación entre Bruselas y Kiev, con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenskiy ha reiterado frente a los medios de comunicación el apoyo de la UE en Ucrania.

Por su parte, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, mostró preocupación por los choques y bombardeos en el Donbass. También ha avisado a Rusia de que el bloque europeo prepara su respuesta, que según ha avanzado incluirá sanciones energéticas.

Borrell se mostró dispuesto a presentar una propuesta de sanciones a los veintisiete tan pronto como se necesite. «Si hay una agresión convocaré de inmediato al Consejo de Asuntos Exteriores y estoy seguro de que, aunque se necesita unanimidad, el Consell la aprobará», ha dicho.

Las fuerzas armadas ucranianas han denunciado un aumento de las violaciones del teórico alto al fuego pactado entre las partes. En concreto, dice que se produjeron alrededor de una treintena y dijo que resultaron heridos dos civiles y un militar.

Los dirigentes europeos, preparados para aplicar sanciones

Varios dirigentes europeos han hablado sobre las posibles sanciones europeas en caso de agresión rusa. El presidente lituano, Gitanes Nauseda, ha dicho que es el momento de que la UE apoye a Kiev y apueste por la disuasión ante Rusia. «Debemos estar listos para dar todo el apoyo necesario en Ucrania, en el ámbito financiero, energético, militar y económico», ha reclamado.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, avisó de que la UE está preparando sanciones severas, ofensivas y agresivas y habló a la creciente presión de Rusia sobre Ucrania. “Algunos informes dicen que se está intensificando ahora. Tratamos de desescalar la situación, pero si vemos una provocación clara de Rusia debemos estar listos para responder”, ha argumentado.

Por su parte, la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, destacó que la UE está preparada para actuar si Rusia avanza posiciones militares en Ucrania. Marin ha dicho que la prioridad es la vía diplomática y que UE quiere que la situación descalle.

Para el primer ministro letón, Krisjanis Karins, la clave es mantener la unidad dentro de la UE y la OTAN. Además, ha pedido aumentar el apoyo a Kiev en términos financieros y militares, recordando que el objetivo último del Kremlin es acabar con la independencia de Ucrania, sea por la vía militar o mediante la desestabilización.

Su homólogo italiano, Mario Draghi, insistió en que, pese a los anuncios de Rusia, la desescalada no puede tomarse en serio y apeló a mantener la estrategia de disuasión firme. Al mismo tiempo ha instado a mantener la vía del diálogo lo más abierta posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here