Desde principios del 2020, el Magistrado-Juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén puso en alerta a la Guardia Civil sobre varios hechos relacionados con drogas en los Villares. No fue sino hasta finales de diciembre del mismo año que pudieron detenerse varias de estas operaciones, por lo que haremos un repaso del caso.

Cuando la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil se hizo cargo del caso, lo primero que hicieron fue buscar el modus operandi de los delincuentes. Fue entonces cuando lograron averiguar que los encargados de abastecer a las comunidades con droga era un grupo local.

Dicho grupo ya había sido investigado anteriormente por la Guardia Civil de los Villares por varios hechos violentos, sin embargo, no encontraron evidencia en su momento de estas movidas. Ahora, se supo que ellos trabajan traficando drogas como marihuana, cocaína y polen de hachís en una vivienda local.

Esta nueva investigación llevó a las autoridades a identificar a varios grupos criminales que se habían diversificado en sus actividades y en junio se encontraron a “los jardineros”, los cuales se encargaban de hacer varias plantaciones de marihuana, dando a conocer la identidad de otras naves e inmuebles en La Guardia.

En octubre de 2020, la Guardia Civil logró intervenir una nave industrial, donde se confiscó 787 plantas de marihuana y 40 kilos de picadura provenientes de la misma sustancia, y se concluyó que “los jardineros” producían cosechas de marihuana cada dos meses, más o menos.

Pero, en noviembre un incidente provocó que la investigación se viera comprometida. Alertados por los golpes que habían sufrido sus operaciones, varios miembros de la organización decidieron cambiar la ubicación de sus armas de fuego, y cuando la Guardia Civil intentó interceptarlos en Martos, se dieron a la fuga, atropellando a los agentes actuantes.

Entonces, estos últimos movimientos hicieron que las autoridades se precipitaran y al día siguiente organizaron varias redadas y registros, en la localidad de La Guardia de Jaén y en el Polígono industrial, donde se lograron recolectar, aproximadamente, 2767 plantas de marihuana en estado vegetativo.

Así que, al llegar la segunda fase de explotación, hecho que sucedió entre noviembre y diciembre, la Guardia Civil se dedicó a detener a los presuntos colaboradores de estas bandas criminales. Encarcelando a varios vecinos de Jaén que facilitaban sus datos y firmas como arrendatarios a estas organizaciones criminales.

Luego de esto, los días 22 y 23 de diciembre del mismo año, la policía planeó una detención a uno de los miembros de la organización criminal camino a la urbanización Puente Tablas. Pero, terminó escapando luego de darle 3 disparos fallidos.

La última fase de explotación de la Operación Jabillar se concentró en aquellas personas que le proporcionaban apoyo logístico a la organización criminal. Sin embargo, no se ha revelado cuántos criminales han logrado capturar hasta el momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here