Anatoli Txubaisque fue uno de los principales instigadores de las reformas económicas durante la presidencia de Boris Yeltsinse ha convertido en el primer alto cargo del Kremlin que se desmarca de la invasión de Ucrania. El hasta ahora enviado especial para el clima ha decidido renunciar a su cargo y abandonar Rusia, según avanza Bloomberg.

El Kremlin ha intensificado la persecución interna contra los disidentes con un paquete de leyes que limitan extremadamente la libertad de expresión y reunión. Desde el comienzo de la invasión, los detenidos por protestar contra la guerra se cuentan por miles, especialmente en Moscú y San Petersburgo.

Asimismo, la semana pasada, Vladimir Putin, aseguró que limpiaría Rusia de la escoria y los traidores que se oponen a su campaña militar en Ucrania. En este sentido, acusó a los disidentes de trabajar secretamente para Estados Unidos y sus aliados.

La carrera de Txubais

En 1992, tras la disolución de la URSS, Txubais fue nombrado viceprimer ministro por Boris Yeltsin y se encargó de la privatización de las grandes empresas estatales. En poco menos de dos años supervisó la venta de unas 122.000 empresas.

El malestar que generó la gran privatización de las empresas estatales, que acabaron en manos de los oligarcas, apartaron temporalmente a Txubais de la primera línea política, donde regresó en 1996 para ejercer como jefe de campaña de Yeltsin y posteriormente como jefe de gabinete del Kremlin.

Asimismo, en el 2000, cuando Vladimir Putin se presentó por primera vez en las elecciones presidenciales, Txubais le apoyó públicamente. Esto le sirvió más tarde para poder presidir la empresa eléctrica RAO UES, que tenía el monopolio del sistema hasta su disolución en 2008, y la Corporación Rusa de Nanotecnología.

En 2020 se integró en la estructura del Kremlin como enviado especial para el clima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here