Podemos consigue el respaldo del Parlamento para proteger la charca y huertas de Pegalajar

​La diputada Mercedes Barranco ha lamentado la abstención del PP, "que no se quiere mojar. Y son, precisamente, los que podrían hacer algo desde la confederación hidrográfica"
|



Podemos Andalucía, a través de su diputada Mercedes Barranco, ha conseguido el respaldo del Parlamento de Andalucía a una iniciativa para proteger la Charca y huertas de Pegalajar, en peligro por la asfixia y sobreexplotación a la que se ve sometido el acuífero. Un manantial "que ha constituido durante siglos su principal elemento de desarrollo, configurando un especial sistema hidráulico, agrícola y ecológico de excepcionales valores", ha explicado Barranco durante su exposición.


Pegalajar, en la Sierra Magina de Jaén, es popularmente conocido como "el pueblo de la charca", debido a la existencia, en el centro del núcleo urbano, de una balsa de agua formada por el estanque del derrame del manantial de la Fuente de la Reja, estrechamente ligado a la Huerta de Pegalajar. El sistema que configuran la FuenteCharca-Huerta es considerado por la comunidad científica como "único en el Mediterráneo, y con una dimensión hidrológica, agraria y cultural dignos de conservar y regenerar", ha defendido Barranco en su exposición para pedir la ejecución del Plan de Ordenación de Extracciones de la Unidad Hidrogeológica Mancha Real-Pegalajar".


La Proposición No de Ley (PNL) presentada por Podemos Andalucía pide que se ejecuten todas las medidas del Plan de Ordenación de Extracciones aprobado en 2006 para proteger el acuífero. "Este plan fue pionero, y un ejemplo, pero 11 años después de su aprobación, sólo se han ejecutado íntegramente dos medidas, tres parcialmente y 6 están sin cumplir", apostilló Barranco, que ha denunciado "el incumplimiento de la Ley de Aguas y de la Directiva Marco de Aguas, después de haber pasado 25 años desde la declaración de sobreexplotación del acuífero Mancha Real-Pegalajar".


Precisamente, el único grupo de la Cámara andaluza que no ha apoyado la PNL al completo ha sido el Partido Popular que, precisamente, desde el Gobierno central, controla la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Esta postura de los conservadores se podría deber, según Barranco, "a intereses del PP, que se niega a cumplir el plan de ordenación de extracciones recogido por el R.D. 1/2016 por el que se aprueba el Plan Hidrológico del Guadalquivir”.