Cinco afectados en Cazorla por intoxicación de atún fresco

​La Consejería de Salud informa de una intoxicación alimentaria por histamina tras el consumo de atún comprado en estado fresco que, de momento tiene 21 intoxicados, 16 en Granada y 5 en Jaén
|



Entre el 5 y 6 de mayo se han identificado a través del Sistema de Alerta de Salud Pública de la Junta de Andalucía un total de 21 casos de personas afectadas por una intoxicación alimentaria por histamina tras el consumo de atún comprado en estado fresco. Concretamente han sido 16 personas afectadas en la ciudad de Granada y 5 en Cazorla que han consumido este producto tanto en domicilios particulares –habiéndolo adquirido anteriormente en pescaderías- como en un restaurante.


Todos los afectados por esta intoxicación alimentaria -histaminosis- han cursado episodios leves caracterizados por picor de garganta, rubor y sudor facial, nausea y vómitos, cefaleas y eritema cutáneo. En ninguno de los casos ha sido necesario el ingreso. Todos han evolucionado favorablemente y se encuentran en sus domicilios.



La aparición de las histaminas está relacionada con una mala higiene en la manipulación de los alimentos y, sobre todo, por una mala conservación del pescado, habitualmente una elevada temperatura durante periodos de tiempo prolongado. Además, resiste los procesos térmicos como los propios del cocinado.


La histamina es un compuesto presente de manera natural en el organismo, un vasodilatador que puede ser liberado en reacciones alérgicas. Asimismo, es un compuesto que puede generarse por la acción de los microorganismos que se encuentran sobre la carne de algunos alimentos, sobre todo en el pescado, al transformar las proteínas del producto alimenticio.


El atún en el que se ha detectado la histamina ha sido comercializado por la empresa almeriense GARCIDEN. El lote implicado es el 170419003251, y se comercializa como piezas completas (lomos, cola, etc.) de atún fresco envasado al vacío. Este lote fue vendido por la empresa entre los días 25 de abril y 5 de mayo, con una fecha de caducidad de 10 días a partir de la fecha de venta, por lo que en la actualidad puede seguir comercializándose.


El producto está siendo retirado tanto por la propia empresa de manera voluntaria -mediante notificación a sus clientes- como por las autoridades sanitarias andaluzas y nacionales -a través de la red de alerta alimentaria-. No obstante, dado que el atún ha podido ser adquirido en forma de filetes o pequeñas cantidades en diferentes formatos en pescaderías u otros tipos de comercios que vendan a consumidor final, es posible que exista en domicilios particulares para su consumo.


Por tanto, la Consejería de Salud, a través de su Servicio de Seguridad Alimentaria, recomienda que en el caso de que alguna persona haya adquirido atún comprado fresco entre los días 25 de abril y 5 de mayo, se ponga en contacto con su pescadería o comercio en donde lo adquirieran para preguntar si corresponde al producto comercializado por la empresa GARCIDEN. De ser así, se recomienda no consumirlo bajo ninguna de sus forma de preparación culinaria.


Asimismo, la Administración sanitaria aconseja que si, pasados unos minutos y hasta tres horas después de haber ingerido atún, alguna persona nota alguno de los síntomas descritos anteriormente, consulten a su médico.