La Copa de España de Ciudad Real, la más vista de la historia de la competición

​Esta edición de la Copa de España pasará a la historia tras ser la más vista de todas las ediciones ya celebradas. La afición desplazada por el Jaén Paraíso Interior tienen gran culpa de ello.
|




Las gradas del pabellón Quijote Arena estuvieron llenas a lo largo de los cuatro días de competición, registrando más de 20.000 espectadores y colgando el cartel de entradas agotadas. Los ciudadrealeños se volcaron con un espectáculo que nadie quiso perderse, para acompañar a las ocho aficiones de los equipos participantes y al gran número de amantes de este deporte procedentes de todos los puntos de España y fuera de nuestras fronteras.


Si una afición destacó, fue la del Jaén Paraíso Interior FS que desplazó hasta Ciudad Real a más de 2000 personas que convirtieron el Quijote Arena en amarillo.

Junto a Javier Lozano, presidente de la LNFS y Pilar Zamora alcaldesa de Ciudad Real, tampoco faltaron a la cita importantes personalidades de la política y el deporte, como Brent Rahim, coordinador del desarrollo del Futsal en FIFA; Graham Turner en representación de la UEFA; Diego Giustozzi, seleccionador argentino y vigente campeón del mundo; Jorge Braz, seleccionador de Portugal, Matías Roger miembro de la Federación Argentina de Fútbol; Genaro Miñán, presidente de la comisión de Fútbol Sala y Sergio Palacios, director de desarrollo de Perú; representantes de la Liga Argos de Colombia; Pablo Salazar director general de deportes de la Comunidad de Madrid; representantes de la diputación de Castellón; José Manuel Caballero, presidente diputación de Ciudad Real; José María Barreda, ex presidente de Castilla La Mancha; Ángel Felpeto, consejero de educación de Castila La Mancha, y Antonio Escribano, presidente de la Federación de Fútbol de Castilla La Mancha, entre otras muchas personalidades.


El mejor espectáculo de Futsal del mundo hizo gala de su alto nivel deportivo sobre la Pista Azul de la LNFS con siete partidazos igualadísimos. La Final reeditó El Clásico de la LNFS y volvía a enfrentar a Movistar Inter y ElPozo Murcia en un duelo que se decidió desde el punto de penalti y que congregó a más de 595.000 espectadores en la pequeña pantalla para ver a los madrileños levantar su décima Copa de España.