El Jaén Paraíso Interior FS se despide de Ciudad Real con la cabeza alta

Por uno a dos cayó derrotado el Jaén Paraíso Interior FS ante el Movistar Inter FS. Durante gran parte del encuentro predominó el empate a uno hasta que Taffy desequilibró la balanza.
|


El Jaén Paraíso Interior FS debe de estar muy orgulloso por su participación en la Copa de España de Ciudad Real. Los jienenses le plantaron cara al Movistar Inter planteando un encuentro muy defensivo. Un gesto táctico de Bruno Taffy terminó por decantar la balanza hacia los madrileños. Por otro lado, la marea amarilla volvió a sorprender al mundo de fútbol sala con la gran asistencia al Quijote Arena.



El encuentro comenzó de forma frenética. Movistar Inter realizó una transición muy rápida con la que Ricardinho se plantaría ante Dídac. El portugués tenía margen de sobra para pensar el resultado y con una gran clase colocó el esférico en la escuadra jienense. Por fortuna del Jaén Paraíso Interior, el empate tardó tan solo dos minutos en llegar.



Boyis conduciría por la banda derecha y cruzaría el balón. Herrero no alcanzaría la pelota y el balón tocaría el hierro interior, sembrando la duda en los colegiados. Finalmente, el árbitro estaba justo en la línea y daba por válido el tanto. La afición volvió a coger aire y dio un empujón grande a los jugadores amarillos.




La primera mitad continúo con un ritmo bastante intenso. La defensa amarilla estaba brillando e impedía que se volvieran a suceder acciones como la del primer tanto. Dídac volvió a estar majestuoso en sus acciones, liderando desde atrás a sus compañeros. Antes del descanso, dos ocasiones claras, una para cada equipo. La primera para Jaén. Chino remataría al travesaño tras una jugada de estrategia. Por parte del Movistar Inter FS, a falta de cuatro segundos Gadeya remataría con una volea que se marcharía alto.



A la vuelta de vestuarios, cambio de mentalidad de los amarillos. La presión aumentó considerablemente y obligó a que Movistar Inter tuviera que cambiar su sistema y optar por las individualidades. El mejor jugador del mundo, Ricardinho, comenzaba a entonarse y los "oles" provocados por sus regates le animaban a realizar más. Sin embargo, Boyis y Murga se encargaron de cerrar sus acometidas.



Los colegiados se estaban comportando demasiado permisivos y las faltas no eran una presión para ninguno de los equipos. Jaén sorprendía con un gran derroche físico pero apenas tenía presencia en ataque. Tan solo Mauricinho consiguió causar peligro con un reverso que despejó Herrero a córner.




A falta de tres minutos, los ataques de Movistar Inter eran una constante. Bruno Taffy se dispuso a encarar a Murga, y tras deshacerse de él, definió al palo largo de Dídac. Rápidamente, los amarillos salieron con el juego de cinco. Primero con Dídac y luego con Chino. Las prisas se notaban y con ello una mayor facilidad de finalización. Movistar Inter aguantó bien y el partido llegó a su fin.



El equipo jienense fue aplaudido por un Quijote Arena en pie, que despide a su bendecido de esta edición de la Copa de España. La afición jienense está orgullosa de su equipo.