El Ayuntamiento duplica la partida presupuestaria destinada a devolver préstamos

​El portavoz del PSOE, Manuel Fernández, denuncia que el PP la ha elevado a 31,4 millones de euros, un 260% más que lo recogido en el presupuesto de 2015, último en vigor, donde esta partida fue de 12,2 millones.
|


El PSOE denuncia que el PP ha elevado la partida del presupuesto 2017 para amortización de préstamos a 31,4 millones de euros, un 260% más que lo recogido en el presupuesto de 2015, último en vigor, donde esta partida fue de 12,2 millones. Si se suma a esta cifra otro tipo de pagos financieros pendientes y reconocidos en el presupuesto la cantidad se eleva hasta los 42 millones, con lo que casi un 30% del presupuesto del PP para la ciudad se reduce a la relación con los bancos y entidades de crédito.


El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manolo Fernández, ha dado la voz de alarma sobre este incremento y ha recordado que no es más “que el fruto del desgobierno de la ciudad del alcalde Javier Márquez en estos dos años”. “Es el resultado de la imposibilidad de cumplir con los planes de pago a proveedores y la deuda posterior que se ha ido acumulando”, dice.


El portavoz sostiene que el PSOE “viene advirtiendo desde hace tiempo que no se puede gobernar al día, aprobando préstamos y echando más deuda encima al Ayuntamiento sin que haya una medida de alivio financiero desde el Gobierno de España. La quita es esencial porque ya vemos cómo la deuda con los bancos devora al Ayuntamiento y parece que Javier Márquez mira para otro lado”, dice. Asimismo, advierte de que una buena parte de esta deuda en forma de amortizaciones que recoge el presupuesto de 2017 no se podrá pagar, con lo que se acumulará a la del presupuesto del año siguiente “y así el Ayuntamiento seguirá en un bucle de deuda del que no se puede salir sin control, ajustes y la ayuda del Ministerio de Hacienda para que el contador se quede lo más a cero posible”.


Para Fernández, que en tan solo dos años, los mismos casi que Javier Márquez lleva al frente de la Alcaldía, las partidas para amortizaciones de préstamos suban de forma tan desmesurada ya es un claro indicador de que en el Ayuntamiento “no se trabaja en soluciones y control del gasto, solo en ver qué banco será el siguiente en concedernos un préstamo”. “Este dato indica qué ha sido de la gestión de Javier Márquez. Y esta ha sido la tónica de los 18 años de gobierno del PP de la ciudad. Ya está bien de querer reducir este desenfreno a los cuatro años de mandato socialista. Solo en estos dos años se ve a la perfección cómo funciona una gestión 100% del PP”.


En este sentido, el portavoz esgrime otro dato preocupante sobre la capacidad de respuesta municipal para reducir la deuda financiera. En el avance de liquidación del presupuesto de 2016 se contemplan ya intereses de deuda por 4,4 millones de euros y subiendo. El PSOE estima que los problemas para devolver el capital y los intereses de los préstamos y saldar deudas con otros acreedores serán similares a los de 2015, cuando el PP tuvo que afrontar el pago de 7,5 millones de euros. Paradójicamente, ese año solo se presupuestó dinero para atender intereses de demora por 2 millones de euros. El gasto se multiplicó al final por cuatro. “La progresión es brutal, no hay capacidad para responder ante los acreedores, se paga cada vez más tarde e incluso vía sentencia judicial, con lo que los intereses de demora son otra piedra más que cae sobre la deuda del Ayuntamiento”, asevera.


En este contexto, el portavoz del PSOE lamenta que la respuesta de los dos actores principales del PP en esta situación, la del alcalde, Javier Márquez, y la del secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, sea “una mezcla de pusilanimidad y mentiras piadosas”. “Uno se contenta con pagar las nóminas y mantener el Ayuntamiento abierto sin pensar en qué desastre se encuentra inmersa la ciudad y el otro no ofrece soluciones a medio y largo plazo y solo viene a ingresarle puntualmente anticipos para ir salvando los muebles mes a mes, hasta que el Ayuntamiento reviente y Jaén no se recupere en años de la situación de extrema pobreza y orfandad en la gestión en que se encuentra”.