La carrera de San Antón consigue llenar de magia la ciudad de Jaén

El experimento de adelantar la carrera de San Antón al sábado en lugar de su tradional día 16 ha sido un éxito. Jaén se echó a la calle para presenciar la carrera y pasar un rato de convivencia en las lumbres.
|



Jaén vivió una gran tarde-noche gracias a la celebración de la trigésimo cuarta edición de la carrera urbana internacional noche de San Antón. El evento estrella fue todo un éxito que congregó a más de 12000 corredores en las calles de la capital. La población no se quiso perder la carrera y se congregó por todo el recorrido. La línea de meta presentó un marcó ideal cuando las antorchas se encendieron para dar la bienvenida a los atletas.


CASTILLEJO VENCEDOR


El atleta olímpico natural de Barcelona, Carles Castillejo, se proclamó campeón de la carrera de San Antón con una increíble carrera que finiquitó en los 30 minutos. El campeón español estuvo presente en la cabeza de carrera durante todo el recorrido y a falta de cinco kilómetros arrancó para proclamarse vencedor. Sebastián Martos y Miguel Ángel Ruiz conformaron el podio, llegando casi un minuto después que el vencedor. En la modalidad femenina la vencedora fue Nazha Macrouch. La marroquí era la favorita y así lo demostró sobre el asfalto. Sus perseguidoras fueron Elena García y Rehima Serro.


NUEVO RECORRIDO Y SALIDA


En esta edición repleta de novedades, se presentaban dos importantes. El recorrido aumentaba su distancia para llegar a los 10 kilómetras y la salida se dividió en 4 cajones. La salida por cajones resultó efectiva para que los atletas con tiempo pudieran llegar sin problemas a su posición. Con el pistoletazo de salida, los atletas élite comandaron a una enorme multitud que tardó unos cinco minutos para despejar la calle de salida. 


El resultado estuvo acompañado por la población jienense, que apoyó durante todo el trayecto con efusividad a los élite, amigos, familiares... Además, durante varios puntos la música estuvo presente, haciedno del evento una "fiesta" deportiva. A pesar de la buena organización, el recorrido tiene puntos por mejorar ya que se registraron varios embotellamientos donde correr era imposible. Es el caso del tramo de la Alameda y de Correa Welison. A buen seguro, el año que viene la organización estará al tanto y evitará estos problemas.


POST-CARRERA : LAS LUMBRES


Como manda la tradición, después de la carrera los barrios de la capital encienden sus lumbres para pasar un buen rato de convivencia comiendo rosetas y bebiendo vino. Los jienenses no faltaron a la cita y a pesar de que hubo un amago de no celebrar las lumbres, Jaén deslumbró en la noche de San Antón.