Piden 12 años para un individuo que quemó a su hijo al bañarlo en agua hirviendo

​Los hechos ocurrieron en agosto de 2012 y por ello, el bebe, que tenía cinco meses en el momento de los hechos, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el 70% de su cuerpo tardó casi 300 días en curarse tras varias intervenciones.
|



Un vecino de Jaén, M.C.M., de 25 años, se enfrenta a 12 años de cárcel que es lo que le pide la Fiscalía como presunto autor de un delito de lesiones por deformidad tras haber bañado a su hijo, de cinco meses, en agua hirviendo, lo que provocó al bebé quemaduras de segundo y tercer grado en el 70 por ciento de su cuerpo.


Los hechos, según recoge el escrito de calificación provisional, se remontan al 14 de agosto de 2012, cuando el procesado, en compañía de su pareja y de su hijo de cinco meses y 18 días, acudió a casa de su hermana a pasar la tarde.


A última hora de la tarde, la madre del bebé y la hermana del procesado salieron para comprar algo de cena. Cuando se quedó solo, M.C.M., tal y como recoge el escrito, decidió bañar al bebé. Para ello, utilizó "agua hirviendo a altísimas temperaturas" que vertió sobre el cuerpo de su hijo.

Prosigue el fiscal que aunque el bebé empezó a llorar de forma inmediata, el acusado "sujetándolo por la cabeza", "lo mantuvo en contacto con dicho líquido mientras el bebé seguía llorando hasta que finalmente lo extrajo, cubriéndole a continuación con una especie de trapo y secándole con él mientras se le desprendía la piel".


Fue en ese mismo momento cuando llegó la madre del bebé y la hermana del acusado que lo llevaron al hospital donde quedó ingresado en la UCI y desde donde fue trasladado a la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla donde tuvo que ser ingresado en la UCI pediátrica "dada la gravedad y magnitud de las heridas". En cambio, sobre el acusado, según recoge Fiscalía, "no consta haber presentado lesión de ningún tipo ni en modo alguno".


El menor precisó 296 días en curar y tuvo que ser sometido a varias intervenciones quirúrgicas para colocación de injertos cutáneos.


El Ministerio Público lo considera culpable de un delito de lesiones por deformidad con el agravante de parentesco por el que, además de los 12 años de cárcel, reclama por encima de la pena de prisión solicitada, otros 15 años de prohibición de acercamiento y comunicación con su hijo, así como la privación de la patria potestad.


Además, Fiscalía pide que el procesado indemnice al representante legal de su hijo en la cantidad de 180.000 euros.


Fuente: Europa Press.