Las Lagunillas atendió en 2016 a un centenar de menores de toda Andalucía

Ana Cobo ha indicado que en este centro "se persigue realizar una intervención psicosocial que cumpla lo estipulado en la resolución judicial y permita, en la medida de lo posible, la reincorporación del menor a la sociedad".
|


El Centro de Internamiento Las Lagunillas, ubicado en la capital jiennense, ha atendido a lo largo de 2016 a un total de cien menores infractores internos en virtud de la ejecución de medidas privativas de libertad dictadas por los juzgados de menores de Andalucía, en régimen cerrado (tres), semiabierto (77) y abierto (diez), así como permanencias de fin de semana (diez).


La delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Ana Cobo, ha indicado que en este centro "se persigue realizar una intervención psicosocial que cumpla lo estipulado en la resolución judicial y permita, en la medida de lo posible, la reincorporación del menor a la sociedad". La media de edad de los menores se sitúa en 16,5 años. De los 100, sólo nueve son reincidentes en internamiento, 38 habían cumplido con anterioridad alguna medida de medio abierto y el resto (53) no había tenido ninguna medida judicial hasta su internamiento. Los delitos cometidos son en su inmensa mayoría contra el patrimonio (39 por ciento), quebrantamiento de otras medidas (39 por ciento) en los que el juez les impone una medida de internamiento por incumplir la libertad vigilada o la convivencia con grupo educativo, y contra las personas (15 por ciento). El centro, coordinado por el Servicio de Justicia de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén, está gestionado por la Fundación Diagrama Intervención Psicosocial. 


Las Lagunillas cuenta con un personal altamente cualificado encabezado por un equipo directivo con una directora y dos subdirectores, así como 52 educadores y un equipo técnico formado, entre otros miembros, por dos psicólogas, dos trabajadoras sociales, un médico, un enfermero y un maestro, así como dos monitores de taller. Los distintos programas y actividades que se desarrollan en este centro se agrupan en las áreas de vida cotidiana, sanitaria, socio-familiar, psicológica-psiquiátrica, escolar (es uno de los centros con aula TIC de Andalucía), formativa (talleres de carpintería, mantenimiento básico de edificios, jardinería y viveros, fontanería y albañilería, entre otros), deportiva y de ocio y tiempo libre. "Todos los menores tienen estructurado su tiempo de internamiento con un programa completo, que incluye tanto las actividades que van a realizar como los objetivos a cumplir marcados por el juez", ha explicado Cobo y ha añadido que "durante cada día de su internamiento llevan a cabo un programa individualizado de ejecución de medidas encaminadas a la resocialización y reincorporación a su medio sociofamiliar". Así, los menores de 16 años reciben ocho horas diarias de clase, mientras que los mayores de esa edad asisten cuatro horas a clase y otras cuatro a talleres formativos laborales (o bien ocho horas de clase si así lo prefieren), en los que aprenden las habilidades y los recursos para el desarrollo de un puesto de trabajo. El resto del día lo ocupan en otra serie de actividades (educación en valores, deporte, lectura, etc.) y los fines de semana, en otras de tipo transversal que ayudan a su desarrollo psicosocial y siempre educativo. 


En el área escolar, todos los menores de 16 años han realizado estudios reglados obligatorios, habiéndose matriculado 58 menores en ESO, ESPA, bachiller y otras modalidades formativas, así como alfabetización (sobre todo para los inmigrantes) y 28 que han realizado las pruebas de acceso para ESO. Todos han estudiado, trabajado o realizado cursos preelabórales. "En nuestros centros de internamiento de toda Andalucía no hay menores ociosos", ha enfatizado Cobo. Asimismo, se han impartido cursos sobre agricultura ecológica, manipulador de alimentos, servicio básico de restauración y bar, educación vial, primeros auxilios, técnicas de estudio, habilidades sociales, informática de usuario, entre otros. Además, seis menores han realizado prácticas prelaborales en empresas. 


El centro ha llevado a cabo talleres y programas de formación transversal que ha analizado temáticas como la sexualidad responsable, violencia de género, hábitos saludables, música y de competencia psicosocial. Como cada año, se ha desarrollo del programa 'Que no te cuenten cuentos', en el que, con carácter preventivo, presos de la Unidad Terapéutica y Educativa del centro penitenciario de Jaén comparten con los menores y educadores sus experiencias e historias personales relacionadas con la comisión de delitos y la trayectoria vital relacionada con éstos. Así, se persigue que quienes han vivido experiencias similares expliquen a los menores cómo evitar acabar como ellos, en prisión, perdiendo la juventud y las perspectivas de vida. Es un programa con seis años de existencia y que supone un importante impacto en los menores y que da pie a trabajar con ellos durante el resto de la medida.