La auditoría a Autobuses Castillo sigue sin realizarse

​El PSOE acusa al alcalde, Javier Márquez, de connivencia para frenar este procedimiento a la empresa concesionaria del transporte público.
|



El PSOE critica que la connivencia del alcalde, Javier Márquez, con la empresa de autobuses Castillo, frena la realización de la auditoría a la concesionaria del transporte público.


La concejala socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Matilde Cruz, recuerda que hace tres meses se aprobó en pleno con el acuerdo de todos los grupos políticos una moción del PSOE instando al control de la empresa concesionaria. El PSOE reiteraba con ello una petición formulada en julio en la Comisión de Transparencia y Control de Concesionarias para auditar a Castillo, todo ellos tras comparecer los titulares dela empresa en este órgano y ofrecer explicaciones contradictorias y confusas sobre los estados de cuentas en relación con la concesión. “Tres meses después del acuerdo plenario el PP no ha movido un dedo para poner en marcha esta auditoría como nos confirman desde la Intervención Municipal”, sostiene Cruz. Y añade: “parece que no se quiere molestar mucho a la empresa, a la que se le blindó por 30 años la concesión, lo nunca visto hasta ahora con un servicio público. Simplemente por ese dato deberíamos tener un control más exhaustivo de la prestación del transporte urbano de la ciudad”, afirma. Además, en sintonía con esto, Matilde Cruz explica que el PP “ha dejado pasar este mes la convocatoria de la Comisión de Control de Concesionarias “porque en ella tocaba evaluar a Castillo. Para evitar tener que dar explicaciones de por qué no se acomete la auditoría aprobada en pleno el PP ha corrido un velo de silencio también sobre la comisión, que acumula ya un retraso de varios meses. Así dejamos que castillo se vaya de rositas hasta nuevo aviso de la oposición al PP”.


Matilde Cruz explica que la auditoría pretende conocer entre otras cosas si los ingresos que recibe la empresa por la explotación de las líneas de bus urbano justifican el nivel de subvención que se recibe del Ayuntamiento para compensar posibles déficits en la prestación del servicio. En la actualidad el PP entrega en torno a un millón de euros anuales en concepto de subvención a Castillo por la diferencia de precio entre el billete ordinario y el que se paga de forma bonificada por aplicar tarjetas, como las de estudiante, discapacitado o jubilado. “Una auditoría debería medir estas cantidades, saber cuántas tarjetas bonificadas hay y qué estado de cuentas por su uso se pasa al Ayuntamiento y cómo comprueba la administración lo que se le pasa a cobro. Del mismo modo, la auditoría debe comparar el grado de cumplimiento de la concesión en aspectos como la prestación del servicio conforme a frecuencias y horarios y si la renovación de flota y medios se hace de acuerdo con lo estipulado.


Matilde Cruz lamenta que el PP “bloquee” la realización de la auditoría a Castillo y cree que es un clamor ciudadano “las quejas sobre la calidad del servicio”. “La gente querría saber que su Ayuntamiento está haciendo un control absoluto de la empresa concesionaria que más quejas y críticas levanta y si lo que se le paga con el dinero de todos es acorde o no con el servicio que se presta tal y como lo vemos en la actualidad”, dice la concejala.