El PSOE califica de "vergüenza nacional" el estado de La Salobreja

​Alberca dice que “no tiene nombre” que los jugadores de dos equipos de máxima categoría nacional como el Jaén Paraíso Interior y el Inter Movistar de Madrid no pudieran ducharse en el pabellón.
|


El PSOE califica de “vergüenza nacional” el estado de las instalaciones de La Salobreja y la imagen que de la ciudad ha dado el PP en el partido de ayer entre dos equipos de máxima categoría como es el caso del Jaén Paraíso Interior y el Inter Movistar de Madrid.


El concejal socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Carlos Alberca, pide explicaciones al alcalde, Javier Márquez, y le exige medidas urgentes de acondicionamiento de los servicios del pabellón para que no ocurran episodios como los de ayer, cuando los jugadores de ambos equipos no pudieron ducharse en el pabellón al acabar el encuentro porque no había agua caliente y hubo que esperar a que llegasen al hotel para hacerlo. “No tiene nombre que se den situaciones de ese tipo, es ya la gota que colma el vaso de la dejadez municipal y la vergonzosa falta de gestión deportiva del PP en esta ciudad”, dice. 


Alberca cree que este episodio refrenda la “penosa” labor al frente de la Concejalía de Rosario Morales. “Lo que ha ocurrido es como para que dimitiese y la imagen que se ha dado de la ciudad es muy triste por la dejación de una concejal sobre la que además recae el área de Turismo. No nos extraña nada que el alcalde haya pensado en relevarla de sus funciones”.


El socialista señala que la actitud del PP con el Jaén Paraíso Interior es “de ninguneo, de agravio tras agravio”. Carlos Alberca recuerda que el alcalde sigue sin querer recibir a la directiva del club y advierte de la preocupación de la entidad y de la afición porque sigan sin solucionarse los problemas de homologación del pabellón de La Salobreja, entre ellos el del cumplimiento de la normativa en materia de evacuación. “Si el Ayuntamiento no actúa en 10 meses habrán bajado de categoría”.


El concejal lamenta además la actitud de Morales en el partido de ayer, cuando amenazó con llamar a la Policía si el club no pedía a una peña que retirase una pancarta donde se reivindicaban unas instalaciones a la altura del club y de la afición. “Es bochornoso que impida incluso el derecho legítimo de quienes apoyan a un club a pedir lo mejor para él”, sostiene.