Gobierno Central

Juan Lillo se despide como subdelegado del Gobierno tras cinco años

Considera un logro que Jaén se encuentre entre las provincias más seguras de España y con escasa conflictividad social.
|





Juan Lillo, hasta hoy subdelegado del Gobierno en Jaén, considera que el principal logro alcanzado durante los cinco años en el cargo ha sido mantener “abiertas de par en par” las puertas de la Subdelegación del Gobierno a los ciudadanos y conseguir que Jaén se encuentre entre las provincias más seguras de España.



En un encuentro con los medios informativos, Lillo ha ofrecido un breve compendio de su papel como representante del Gobierno en Jaén, puesto al que llegó en enero de 2012. De este tiempo ha destacado su interés por abrir la Subdelegación a la sociedad, impulsar la acción del Estado en los proyectos de la provincia y dar a conocer la labor de las instituciones de la Administración periférica y del Gobierno de la nación.



Para ello ha empezado por señalar las 5.000 visitas de ciudadanos que ha atendido en su despacho y las 500 reuniones que ha mantenido con alcaldes, “sin restricciones de ningún tipo”. Su interés por conocer la realidad de la provincia le ha llevado en estos cinco años a recorrer 250.000 kilómetros y a visitar los 97 municipios jiennenses, la mayoría de ellos en varias ocasiones, para conocer proyectos, procurar solucionar problemas que se habían planteado o tratar asuntos de seguridad ciudadana.



Precisamente sobre seguridad, Juan Lillo ha agradecido a Guardia Civil y Policía Nacional su dedicación y profesionalidad para lograr que los niveles de delincuencia en Jaén estén 20 puntos por debajo de la media nacional, lo que también, ha dicho, se debe a la cooperación ciudadana con las FCSE, destacando, por otra parte, la escasa conflictividad social, gracias al papel y la capacidad de diálogo que han venido mostrando los agentes sociales.




En el campo de las infraestructuras, el hasta ahora subdelegado del Gobierno se ha mostrado satisfecho por el empuje que se ha dado a proyectos que estaban prácticamente parados, como es el caso de la reactivación de las obras en los distintos tramos de la autovía A-32, hasta Villanueva del Arzobispo; o el de la línea ferroviaria de altas prestaciones que enlazará Jaén con Madrid, que se consiguió poner nuevamente en marcha unas obras que se encontraban paralizadas.


En cuanto a la política hidrológica, Juan Lillo ha recordado la terminación de la presa de Siles y de la balsa del Cadimo, ésta última a falta de concluir la instalación eléctrica, al tiempo que se han hecho grandes actuaciones en la modernización de regadíos de las Vegas Medias y Altas del Guadalquivir y del Guadalmena. También se ha terminado con los problemas endémicos de la falta de agua potable en el Condado, con el tendido de nuevas conducciones, lo que ha garantizado para la comarca “agua de calidad y sin cortes”, y, por fin, se ha trabajo intensamente para acabar con los problemas de las inundaciones del Guadalquivir en Andújar y en otros puntos de la cuenca.



En este repaso por los distintos órganos de la Administración del Estado, Lillo se ha detenido por último en el trabajo llevado a cabo por la Gerencia Territorial del Catastro en la redacción de los planes de actualización del suelo en todos los municipios. Con esta actuación se ha puesto a disposición de los ayuntamientos los estudios detallados para que puedan aplicar con justicia y objetividad los distintos tipos de contribución.



Finalmente Juan Lillo ha tenido palabras de agradecimiento por “el buen trato y la honestidad” con que los medios informativos han recogido las informaciones de la Subdelegación del Gobierno, sobre todo por aquellas que han sido de interés y utilidad para la ciudadanía.