UPA-Jaén y Diputación llevan el aceite de oliva virgen extra a los colegios

​UPA-Jaén continúa por decimotercer año consecutivo con la campaña de promoción "Aceite de oliva virgen extra de Jaén: Motor e impulso de sostenibilidad y salud".
|



UPA-Jaén continúa celebrando, por decimotercer año consecutivo, la campaña “Aceite de oliva virgen extra de Jaén: Motor e impulso de sostenibilidad y salud”, que desarrollam en colaboración con la Diputación Provincial de Jaén. Este año, los 1.000 alumnos a los que llegará esta promoción serán de colegios de Jaén, Murcia, Toledo y Madrid. En concreto, la campaña arrancará el próximo viernes con el acto central en el Colegio Santa Capilla de San Andrés, en Jaén, y correrá a cargo del secretario general, Cristóbal Cano, y del presidente de la Diputación, Francisco Reyes


Después, llevarán el virgen extra hasta los centros educativos "Santiago Apóstol", en Hoya del Campo, pedanía de Abarán, Murcia; "Fernando Jiménez de Gregorio", de Belvís de la Jara, y "Martín Gallinar", de Oropesa, ambos en Toledo; y "Fernando de los Ríos", de Las Rozas, Madrid. El cierre de la campaña se hará en la capital de España con la celebración de un foro temático sobre el aceite de oliva virgen extra.


El objetivo del desayuno en los centros educativos es que los niños conozcan la importancia del consumo del aceite de oliva virgen extra, parte fundamental e imprescindible de la dieta mediterránea, con la intención de potenciar sus buenos hábitos alimenticios. De ahí que UPA-Jaén y la Diputación Provincial de Jaén refuerzan su apuesta por la promoción como una línea más necesaria que nunca. Y esta campaña está destinada a la educación en consumo saludable de la sociedad, acercando el virgen extra, en los colegios a los niños, y por medio de éstos a sus padres y familias en los hogares, fomentando de esta forma su consumo.


Los 1.000 niños de las cuatro provincias recibirán una mochila con un lote de desayuno en la que se encontrarán monodosis de aceite de oliva virgen extra de Jaén, monodosis de cacao y pan, así como guías didácticas sobre el aceite y cuadernos de recetas elaboradas con éste, además de los indispensables gorros de cocinero. La idea es que los propios niños se conviertan en cocineros por unas horas y elaboren, con el aceite y el cacao, una especie de crema para untar en el pan durante el desayuno. Es una buena forma de fomentar un menú sano.