El PSOE advierte que la parálisis del alcalde a la hora de reflotar EPASSA costará a los jiennenses una nueva inyección de 1,1 millones de euros

​Matilde Cruz recuerda que Javier Márquez lleva casi tres años sin autorizar la asunción de la zona azul por la empresa, lo que generaría casi 800.000 euros anuales y evitaría estos traspasos cuestionados por el órgano de control municipal
|



El PSOE advierte de que la Intervención Municipal ha reparado una inyección de 1,1 millones de euros del Ayuntamiento a Epassa para poder acabar el año, por considerar que el Consistorio ya ha agotado la partida destinada a esta sociedad para todo 2016.


La concejala socialista en el Ayuntamiento de Jaén,explica que solo con esta transferencia de 1,1 millones de euros la Intervención advierte de que casi se duplica la previsión de fondos anual del equipo de Gobierno del PP para la sociedad que gestiona los aparcamientos, pasando de 1,5 millones de euros a más de 2,5 millones. El importe ha ido a sufragar la nómina del personal hasta fin de año y a afrontar gastos financieros de los más de 20 millones que asfixian a la entidad tras la construcción de aparcamiento Avenida proyectado en su día por el PP.


“La parálisis del alcalde, Javier Márquez, a la hora de reflotar la empresa ha hecho que en lugar de estar recibiendo ingresos por sus propios medios el PP opte por levantar el reparo y seguir inyectando dinero a Epassa procedente de un Ayuntamiento en la ruina”. Cruz recuerda que Epassa lleva tres años esperando asumir la zona azul, lo que le reportaría anualmente unas entradas de casi 800.000 euros. 


La concejal señala que tampoco se están optimizando infraestructuras como el aparcamiento del pabellón deportivo de Santa Isabel, 50 plazas cerradas al público que podrían ser de rotación durante el día aprovechando la cercanía de la sede de la Agencia Tributaria y de alquiler a vecinos durante las tardes y noches. Del mismo modo, tampoco se abre todas las tardes el aparcamiento del mercado de Peñamefécit, una demanda histórica de los comerciantes que ahora podría reportar ingresos más cuantiosos con el traslado a la zona de la Escuela Oficial de Idiomas.


Matilde Cruz advierte de que si en un año Epassa ha necesitado más de dos millones y medio de euros la previsiones del borrador de presupuestos de 2017 con esta sociedad “ya van cojas desde el primer momento”, ya que establecen una transferencia municipal de 950.000 euros “que no llegan ni de lejos a lo que la entidad necesita”. A todo ello Cruz añade que el alcalde, Javier Márquez, prefiere limitarse “a levantar los reparos de la Intervención, que siempre es un gesto más cómodo para el PP, que ponerse a trabajar para salvar de la quema de la disolución a esta empresa pública”. 


La concejala lamenta que la excusa puesta por Márquez para cuestionar el reparo del órgano de control municipal es que “el Ayuntamiento está trabajando para que Epassa pueda depender de sus ingresos y no de las inyecciones municipales, y entre ellos, cuenta los que reportarían nuevos servicios como el de la zona azul, el mismo que tienen desde hace tres años en el limbo. Toda una incongruencia”.


En esta línea, Matilde Cruz recuerda que la situación vivida por Epassa en los últimos años de gobierno del PP “ha sido de traca”. En 2013 el PP decide que la entidad se haga cargo de la gestión de la grúa municipal, eso sí, sin disponer de los ingresos por la retirada de vehículos. A modo de compensación se le encomienda la zona zona azul, que sí reporta beneficios. Lejos de materializarse este acuerdo ese mismo año el equipo de Gobierno del por entonces alcalde, José Enrique Fernández de Moya, acordó la disolución de Epassa previa liquidación. 


Dos años después, en 2015, este acuerdo quedó en papel mojado y se decidió la continuidad de la sociedad. Sin embargo, a día de hoy y con una nueva Corporación, el PSOE, principal grupo de la oposición, sigue sin tener presencia en el Consejo de Administración que debía haberse renovado al inicio del mandato para retomar la actividad de Epassa y la zona azul sigue estando gestionada por una empresa que no tiene contrato en vigor desde 2013.