El Instituto de Arqueología Ibérica diseñará un plan para consolidar la investigación

​Ha recalcado que la intención es articular fórmulas para que la actividad investigadora "tenga continuidad y no estar dependiendo de proyectos de investigación"
|



El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica tiene nuevo director: Manuel Molinos, quien se ha marcado como uno de los objetivos primordiales en esta nueva etapa el diseño de un plan estratégico que identifique "líneas a largo plazo" para consolidar la actividad investigadora.


Así lo ha señalado el propio catedrático de Arqueología, que releva al catedrático de Prehistoria Arturo Ruiz al frente de este centro de la Universidad de Jaén (UJA) tras las elecciones celebradas en noviembre, en las que fue el único candidato, y una vez realizado el nombramiento el pasado día 5 por parte del rector de la UJA, Juan Gómez.


"Cuando las cosas funcionan bien, hay que mantener el camino. Y creo que el Instituto ha funcionado muy bien, porque de ser un pequeño grupo de investigadores, ahora somos una estructura consolidada que es una referencia a nivel nacional e internacional de la arqueología ibérica", ha destacado no sin reconocer el "mérito" de su antecesor.


En este sentido, ha dicho que "el gran acierto que tuvo Arturo" y del que Molinos, que hasta ahora era subdirector del centro, se ha considerado "también responsable, es haber conseguido el trabajo en equipo". Ha subrayado que los equipos "no solo son la suma de los valores intelectuales o científicos de la gente", sino que "se multiplican" trabajando de "una forma articulada, involucrando los laboratorios y abordando líneas de investigación complejas, como puede ser la del estudio de género en el mundo ibérico".


Por ello y tras apuntar que en la actualidad el instituto supera la treintena de personas que "trabajan todos aportando diferentes cosas sobre la arqueología ibérica", ha defendido que "la continuidad es necesaria" en el sentido de mantener y potenciar lo que hasta el momento ha dado buenos resultados.


"Lo que ocurre es que creo que ha llegado el momento de consolidar algunas cuestiones, sobre todo de la propia organización del centro. Desde mi punto de vista, fundamentalmente, trabajar en la creación de un plan estratégico que haga que a un tiempo largo, mínimo a diez años, se pueda consolidar la investigación", ha explicado.


Se trata de una labor "compleja", ya que "no es un simple documento de intenciones", sino que "tiene que abrir las puertas para que, en primer lugar, participe todo el mundo". "Si no hay participación no hay posibilidades de crear nada", ha apostillado.


Igualmente, debe estudiar desde diferentes perspectivas, de crecimiento o económica por ejemplo, "la estrategia de cada una de las partes que componen el centro". "Nos hemos planteado que el verano que viene esté diseñado y podamos, por tanto, buscar las colaboraciones que tenemos que buscar en instituciones, tanto la Junta, Diputación o ayuntamientos que tienen intereses en la arqueología ibérica", dado su patrimonio en este ámbito.


De este modo, ha recalcado que la intención es articular fórmulas para que la actividad investigadora "tenga continuidad y no estar dependiendo de proyectos de investigación". "Aunque esta línea hay que seguirla, fundamentalmente, es consolidar la investigación en trayectorias largas, que es al fin y al cabo cuando mejor resultados se obtienen", ha manifestado.


El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica, que vino a suceder al Centro Andaluz de Arqueología Ibérica creado en 1998, se centra en la investigación, conservación, gestión y difusión de la arqueología ibérica de Andalucía a través de equipos de investigación propios, la colaboración interdisciplinar con otros centros, la formación especializada y la organización de reuniones científicas. Tiene su sede permanente en el Campus de Las Lagunillas de la Universidad de Jaén.