JeC pide explicaciones sobre la subvención anual a Aqualia

JeC solicitó en el último pleno, que se realizara una auditoría pública a la empresa para así ofrecer más luz sobre la subvención de casi 13 millones de euros que se le han entregado sin que haya existido el control suficiente.
|


Nadie ha explicado cómo se justifica la subvención anual que recibe la empresa para mantener el equilibrio económico-financiero de la concesión, ni cómo puede ser deficitaria año tras año. Queremos saber si es cierto, según la información disponible, - insiste JeC- que la empresa podría estar entregando meras estimaciones y previsiones como justificación para establecer las tarifas que se les cobran a los usuarios, informaría de los ingresos obtenidos sin que estos sean fiscalizados ni controlados por el Ayuntamiento y recibiría la subvención anual, dado que suele presentar déficit, con meras liquidaciones sin comprobar, eso sí, después de haber asegurado su 15% de beneficio y la compensación por los 9 millones de euros iniciales y sin abonar el correspondiente canon anual.


Los ciudadanos deben saber qué pasa con el canon inicial que tuvo que adelantar la empresa para hacerse con el servicio, 1,5 millones de pesetas (más de 9 millones de euros). Un anticipo que se le ha ido devolviendo a la empresa año tras año. Los datos que nos proporcionan los servicios técnicos municipales y la Intervención dicen que entre los años 2006 y 2014, la empresa se repercutió este canon inicial sin cumplir las anualidades establecidas en el Anexo VII del Pliego, sino que se repercutió mucho más dinero. En esos años, las anualidades deberían haber sumado 1,9 millones de euros, mientras que la empresa contabiliza 5,18 millones, 3,2 millones más. Se trata de un incumplimiento desde lo establecido en la base 20, art. 4.2, que califica como infracciones muy graves "La percepción de tarifas, tasas o derechos sin cumplimiento de las normas de aplicación”. Y si este es el procedimiento habitual que realiza la empresa, estaríamos hablando de que en los años que han transcurrido, la empresa habría recibido 14,8 millones de euros, cuando el total a devolver son 8,8 millones y en este periodo le habrían correspondido 7,1 según el Pliego, es decir un sobrecoste de 7,6 millones en este periodo. Y si esto se mantuviese hasta el año 2026, la empresa recibiría 22,2 millones a cambio de los 9 millones iniciales, 13,4 millones más de lo que le corresponde.


Jaén en común exige saber igualmente si el cálculo de la subvención que se le paga se basa exclusivamente en los datos facilitados por la empresa concesionaria y en la supuesta buena fe de la misma, sin entrar a comprobar ni una sola de las facturas que lo pudieran justificar, ni el importe y fecha de los pagos o la facturación a los vecinos. Si existiesen irregularidades, solo gana la empresa, que recibiría cantidades que no le corresponde, y pierden tanto el Ayuntamiento como los vecinos - estos últimos pagan doble. Si los ingresos y los gastos con los que se determina el déficit de Aqualia, son determinados y controlados por la propia empresa y el Ayuntamiento no ejerce la labor de fiscalización de esos datos, ¿Cómo puede estar seguro el ayuntamiento de que son ciertos y de que existe ese déficit. Y de que ese déficit es aún mayor, según la empresa? . Es necesario conocer también – afirma Manuel Montejo - si como dicen los informes de costes de la empresa, la partida de previsión de insolvencias, que también se le abona, se basa en estimaciones y no se comprueba, ya que es mayor que la insolvencias reales, en unos 100.000 euros en los últimos 10 años, con lo que la empresa recibiría una cantidad que no le correspondería.