El Jaén Rugby gana por 18-7 y sigue invicto en Las Lagunillas

​El Jaén Rugby venció una jornada más en casa ante el Cub de Rugby Málaga. El resultado final fue de 18-7. Los jienenes controlaron el juego y tuvieron hasta tres bajas por lesiones musculares.
|



No fue uno de los mejores partidos del año para el Jaén Rugby pero aún así supo hacerse con la victoria. Fue un partido anómalo, raro, incómodo para los locales que perdían a dos de sus jugadores en el calentamiento, Rodrigo Santías y Víctor Palomo, el primero entraba en el quince titular, algo que pronosticaba un día no muy aciago para los verdes. En rasgos generales ningún equipo fue superior ni tampoco peor que el otro.


Como se adelantaba, Jaén Rugby se quedaba con 20 de los 22 convocados antes de empezar y el cuerpo técnico tenía que reestructurar el equipo a poco del comienzo. Balón para Málaga en el saque y primer golpe en contra a poco de empezar. Los visitantes no fueron capaces de convertir el tiro a palos pero tras una mala presión defensiva jiennense en la salida los blanquimorados volvían a meter al Jaén Rugby en su veintidós. A pesar de la paciente defensa de los verdes en su campo y ganar varias melés a favor, la mala gestión de éstas hizo que los primeros compases fuesen puramente trabajo defensivo.


Cuando al fin Jaén pudo abrir varios balones a sus tres cuartos llevaron el peligro a campo contrario y a partir de ahí se empezó a jugar. En el minuto 17 de partido de nuevo otra mala noticia para el Jaén Rugby, Jesús Mulero sufría una rotura fibrilar y tenía que ser sustituido por Salvador González, cambio de pilares. El mal trabajo de los locales en las fases estáticas en donde perdían la posesión una y otra vez, lo compensaba la mala gestión de balones ofensivos de los malacitanos, por lo que el marcador sólo se iba a mover tras dos tiros a palos de Jesús Niño, dejando una insípida primera parte con un 6-0 en el marcador.


El partido se vivía más por su tensión y dureza en el contacto que por las ocasiones generadas. Era un partido de tú a tú donde la defensa se llevaba gran parte del protagonismo. Las touches y las melés desgraciadamente estaba siendo de lo peor del partido y con tan pocos cambios poco se podía hacer para enmendar la situación. Uno de los pocos fallos que si corregía el quince local era la aseguración del balón en los rucks donde cada balón muerto se convertía en una batalla muy bien gestionada.


Nada más empezar la segunda parte, Jaén Rugby robaba un balón en campo contrario y conseguía enlazar varias fases en lo que se convertiría en los mejores compases hasta el momento para los locales. El premio gordo llegó a dos minutos del inicio del segundo tiempo, Eduardo Liébanas culminaba un fantástico trabajo en equipo con un ensayo de pick and go justo bajo palos convertido inmediatamente por Jesús Niño que dejaba un 13-0 en el marcador. Sin duda un soplo de aire fresco para el quince de la capital que pudo haber sido culminado varios minutos después en una escapada de Fernando Pulido pero que desafortunadamente se quedó en sólo un aviso.


Poco después, Rubén Peralta un jugador visitante, era expulsado con tarjeta roja dejando con uno menos a la escuadra malagueña, hecho que indujo a pensar en otro devenir de los acontecimientos y lo mismo debieron pensar los jugadores pero fue todo lo contrario. Ni con uno menos en melé Jaén era capaz de reconducir las fases de conquistas y la posesión seguía siendo muy pobre para las aspiraciones ofensivas de la línea por lo que tocaba defender otra vez. Jorge Gómez y Juan Nava dejaron su puesto a David Navas y Gonzalo López que veían como Málaga embestía una y otra vez y Jaén recuperaba in extremis el balón para devolverles a su campo. Así transcurrieron aproximadamente veinte minutos de partido hasta que los malacitanos encontraron el hueco (como a la larga era de esperar) y consiguieron ensayar y transformar a 18 minutos del final por medio de Emanuel Costa y Gerónimo Castro respectivamente. A más de uno se le aparecieron fantasmas del pasado cuando se apretaba la cosa con un 13-7 y un cuarto por delante. Pero si algo ha cambiado conforme al equipo respecto de otros años es que ante las situaciones más adversas aparece el quince más fuerte, un quince que no mira abajo, un quince que no se relame de sus errores y de nuevo Jesús Niño, listo, escurridizo, plantó la semilla para germinar la victoria con un ensayo de libro que no pudo convertir. Finalmente 18-7 para los locales y seguimos invictos en casa.


Club de Rugby Málaga: Rubén Peralta, Javier Galacho, Ángel Carlos Gómez, Héctor Taillefer, Arturo Bernal, Jorge Martínez, Emanuel Costa, Luís Guerra, Javier Podadera, Daniel Fernández, Terence Armengau, Antonio Jiménez, Gerónimo Castro, Jesús Gómez, Daniel del Río. También jugaron: José Parrés (41’), José Luís Viera (54’), Manuel Puchades (68’), Hamilton Bone (68’), Exequiel Domínguez (68’), Jaime Tirado (68’), Pablo Cabrera (70’).


Jaén Rugby: Carlos Pérez, Jesús Medina, Jesús Mulero, Eduardo Liébanas, Miguel Ortiz, Felipe Víbora, José Manuel Espinosa, Vasile Iorga, Jesús Niño (C), Jorge Toledano, Jaime De Castro, Rafael Teruel, Juan Navarrete, Jorge Gómez, Fernando Pulido. También jugaron: Salvador González (17’), David Navas (46’), Gonzalo López (46’), Florin Silion (54’), Carlos Mendoza (57’).