El PSOE advierte de la subida del 4% en el IBI

​Mercedes Gámez dice que que el Ministerio de Hacienda ha reactualizado los índices de cálculo de los valores catastrales que afectan a este impuesto, que para el caso de Jaén capital supone ese incremento
|



El PSOE dice que el secretario de Estado de hacienda, José Enrique Fernández de Moya, ha traído “de tapadillo” en su visita a Jaén la subida de un 4% del IBI.


La viceportavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Mercedes Gámez, señala que el BOE del sábado publicaba el Real Decreto-ley por el que el Ministerio de Hacienda ha reactualizado los índices de cálculo de los valores catastrales que afectan a este impuesto, que para el caso de Jaén capital supone un incremento de un 4%. “El señor Fernández de Moya ha venido a Jaén con este regalo enveneando, y precisamente a visitar el Catastro y el Ayuntamiento, menuda premonición. Y el alcalde de Jaén, Javier Márquez, lo recibe con los brazos abiertos, porque todo lo que sea meterle la mano en el bolsillo a los jiennenses les parece bien a los dos y el PP lo bendice”, dice la edil.


Gámez recuerda que José Enrique Fernández de Moya “ha sido el alcalde que más ha subido los impuestos en la historia democrática del Ayuntamiento”. Así, recuerda que en los apenas cinco años en los que fue regidor de la ciudad el IBI subió un 24%. “Si le daría vergüenza subirlo que en la última revisión esperó a pasarlo a cobro tras las elecciones municipales, para evitar que los jiennenses se enterasen de la que les esperaba”, dice Gámez. “Como no podía ser menos, la primera medida que toma como Secretario de Estado también nos toca el bolsillo. Con esta subida el PP nos ha endosado una subida global del IBI del 28 por ciento. Esta es la marca de Fernández de Moya, que los ciudadanos paguen la situación en la que dejó el Ayuntamiento tras un lustro de desgobierno”. A esto, Gámez añade que el equipo de Gobierno del PP también ha practicado incrementos en impuestos como el de Vehículos (19%) y en el recibo del agua (hasta un 22%).


La viceportavoz considera “una desvergüenza” que el ahora secretario de estado de Hacienda “no solo venga con las manos vacías de soluciones para la quita de la deuda de 700 millones del Ayuntamiento sino que además traiga una bomba de relojería impositiva para unos ciudadanos que ya no pueden soportar más carga fiscal”.