Juventudes Socialistas y AJAR se reúne para luchar contra el consumo de alcohol en los jóvenes

​La secretaria general de la organización juvenil del PSOE, Azahara Cabrera, y el presidente de AJAR, Juan José Araque, han participado junto a algunos miembros jóvenes de la asociación de alcohólicos en una charla-coloquio para informar sobre el consumo de alcohol a edades tempranas y contar con el testimonio de quienes lo están viviendo en primera persona.
|



Juventudes Socialistas de la capital (JJSS Jaén) y los responsables de la Asociación Jiennense de Alcohólicos Rehabilitados (AJAR) apuestan por la prevención, la información y búsqueda de alternativas de ocio al botellón como las mejores armas para evitar la progresiva reducción de la edad de consumo de alcohol.


La secretaria general de la organización juvenil del PSOE, Azahara Cabrera, y el presidente de AJAR, Juan José Araque, han participado junto a algunos miembros jóvenes de la asociación de alcohólicos en una charla-coloquio para informar sobre el consumo de alcohol a edades tempranas y contar con el testimonio de quienes lo están viviendo en primera persona.


Araque ha señalado que el 60% de las personas que acuden a AJAR, una entidad con 31 años de vida referencia en la provincia de Jaén, ya tienen menos de 30 años. “Hemos detectado que la edad de inicio en el consumo es ya de 14 años, pero nos han llegado ya algunas excepciones de críos con 12 años de edad que ya beben alcohol”, ha señalado. Juan José Araque señala que la influencia del grupo de amigos, compartir espacios educativos con adolescentes de más edad y la actitud a veces incrédula de los padres son algunos de los ingredientes que participan en esta reducción de la edad de inicio. “Antes una adición tardaba 10-15 años en establecerse como tal, ahora los consumos de alcohol vienen acompañados muchas veces del consumo de otras drogas, lo que hace que se caiga en la adicción en menos tiempo”, sostiene.


Asimismo, el responsable de la organización señala que a edades tempranas, a partir de los 16 años y hasta los 30 años, el alcoholismo lo sufren por igual hombres y mujeres, una tendencia que hace no mucho tiempo era impensable. “Es importantísima la implicación de padres y profesores en esta situación, y que se cuente con el trabajo que desde las asociaciones hacemos para trasladar el testimonio y la ayuda que se sume a esa labor preventiva y de información tan necesaria para prevenir esta adicción”, señala, Araque.


Por su parte, Azahara Cabrera considera que la interacción entre colectivos juveniles y asociaciones como AJAR ayudan a trasladar mejor el mensaje de que el consumo de alcohol de forma desmedida en adolescentes cada vez más jóvenes no es la alternativa. “No puede ser que hacer botellón cualquier día de la semana se haya convertido en un estilo de vida para muchos jóvenes. Todos debemos implicarnos no solo en la información sino también es necesario que las administraciones aporten su granito de arena en otras cuestiones como es la búsqueda de alternativas de ocio que suplan al botellón y que sean atractivas para los jóvenes”, dice.