Los jóvenes socialistas aplauden la paralización de la LOMCE

​Juventudes Socialistas de la capital (JJSS Jaén) cree que esto demuestra que la ley “nació muerta”.
|



La secretaria general de JJSS, Azahara Cabrera, ha destacado en una reunión celebrada con las ejecutiva de la organización juvenil del PSOE que el mejor final que esperaba a la LOMCE era éste de su no aplicación, que es “la crónica de la muerte anunciada de las políticas retrógradas del PP como las practicadas en materia educativa”.


Cabrera, que ha estado acompañada por Isabel Luque, a la que se encargó el análisis de la norma del PP, cree que la LOMCE “era una ley segregacionista que desfavorecía al alumnado con menos recursos tanto académicos como sociales. “Esto era lo que el PP entendía como Calidad Educativa, la de unos cuantos solamente”, subraya Cabrera, quien explica que de aplicarse a ley “habríamos experimentado una marcha atrás de decenios”. “Con el logro del PSOE hemos conseguido que Mariano Rajoy se lleve el primer revés tras cuatro años aplicando criterios antisociales, de los muchos que quedan aún para devolver a la ciudadanía los derechos que les arrebató la mayoría absoluta del PP”.


JJSS recuerda que entre los anacronismos de la normal el PP pretendía que la asignatura de Religión tuviera el mismo peso en la nota final de asignaturas como Matemáticas o Lengua o la instauración del sistema de Reválidas, “que lo único que consiguen es provocar que el fracaso escolar en lugar de ser disminuido, aumentase”. “Lo único que se intenta es restar en competencias de los estudiantes y basar la educación en la memorización y no en el pensamiento crítico, activo, algo que se ratifica en la retirada del currículum de la Filosofía”, señala la representante de la organización.


Juventudes Socialistas apuesta ahora por realizar un pacto educativo “en el que se consensue con docentes a pie de aula, aquellos que en su anonimato enseñan a nuestros niños y niñas, los aspectos que necesitan ser un pilar clave en una ley renovada, con fuerza y, lo más importante, basada en las necesidades educativas de una generación futura. Una ley eminentemente laica, que fomente el respeto y la equidad, que promueva la igualdad de oportunidades y en donde la atención a la diversidad sea inamovible y el pilar vigoroso de un proyecto colaborativo, es decir, entre todos y para todos”.