​Entrega de medallas y distinciones al Mérito Penitenciario a funcionarios con 25 años de servicio

El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, alienta la “intervención reeducadora” para la integración social de los reclusos
|

El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, ha citado la “intervención reeducadora” que realizan los trabajadores y personal colaborador de la Institución Penitenciaria como un elemento fundamental para facilitar a los reclusos “su regreso a la convivencia social, una vez que recobren la libertad”.



Juan Lillo, que ha presidido hoy el acto central de la festividad de Nuestra Señora de la Merced, patrona del Cuerpo de Instituciones Penitenciarias, ha asegurado que esa función educativa narra “la historia de un éxito de la institución por el que todos apostamos”. Para el subdelegado, la función resocializadora de la pena privativa de libertad ha de proyectarse sobre toda la actividad penitenciaria, “excediendo la mera labor de custodia y aseguramiento, para centrarse en toda la ayuda posible para superar los problemas que hayan conducido al delito”.



En su intervención, el representante del Gobierno en Jaén ha destacado en varios momentos la labor del personal de la Prisión Provincial, cuyos resultados son un ejemplo para otros centros y ofrecen un balance muy alentador. “La Institución Penitenciaria –ha indicado- se muestra como uno de los factores más destacados de integración social del sistema jurídico legal de nuestro país”, añadiendo que esta institución orienta su función hacia “la promoción y crecimiento personal del recluso, la mejora de sus capacidades sociales y laborales y la superación de los factores que motivaron las conductas penadas por la justicia”, dentro de una concepción integradora del penado.



En este sentido ha recordado el intenso programa desarrollado en el Centro Penitenciario jiennense durante el pasado ejercicio, que ha incluido, junto a actuaciones terapéuticas y asistenciales, gran número de actividades formativas, educativas, laborales, socioculturales, recreativas y deportivas. Los datos reflejan que en el capítulo formativo han participado 311 internos, tanto en estudios de primaria, como de bachillerato y Universidad; que en formación ocupacional han intervenido 181 reclusos y otros 136 en los talleres del área productiva. También los programas específicos de tratamiento han contado con la asistencia de 338 internos, área ésta sobre la que se celebró un encuentro de expertos, pionero en España, dirigido a hacer más eficaz la labor de reinserción que se realiza en la Prisión Provincial.



Finalmente, el subdelegado ha hecho una mención especial a los organismos y asociaciones que colaboran con la dirección del Centro Penitenciario en el desarrollo de sus actividades sociales –Ayuntamiento de Jaén, Apromsi, Pastoral Penitenciaria, Cruz Roja, Cáritas, La Caixa y otras integradas en el Consejo Social Penitenciario-, para acabar expresando su agradecimiento, felicitación y apoyo a toda la plantilla de trabajadores.



Como es habitual, en el curso del acto se ha hecho entrega de medallas y distinciones a funcionarios y colaboradores del Centro de Jaén para recompensar actividades relevantes realizadas al servicio de la administración penitenciaria.



Medalla de bronce al Mérito Penitenciario al funcionario José Manuel Salas Ocaña.


Menciones honoríficas al Mérito Penitenciario a los funcionarios Manuel Camacho Zapata, Antonia Pérez Castillo, Gregorio 

Rus Rodríguez, María del Mar Vera Esteo y Juan Manuel Blázquez Bueno.

Medalla de plata al Mérito Social Penitenciario a Carmen Herrero Rodríguez, médico internista del Centro Hospitalario “Ciudad de Jaén”; y Pedro Cristóbal González Villar, voluntario de Pastoral Penitenciaria.


Medalla de bronce al Mérito Social Penitenciario al Centro de Educación Permanente de Adultos “Antonio Muñoz Molina”.



También se ha entregado menciones honoríficas a 12 funcionarios que han cumplido 25 años de servicio en Instituciones Penitenciarias.