Real Jaén - Atlético Mancha Real

Empate a dos en un derbi jienense que tuvo más emoción que fútbol

​Real Jaén y Atlético Mancha Real empatan en un encuentro que tuvo cuatro tantos y emoción, aunque careció de creación en ambos conjuntos.
|

Real Jaén y Atlético Mancha Real no pudieron pasar del empate en un derbi histórico entre ambos. Dos penaltis, ocasiones para ambos equipos y más emoción que fútbol fue lo que se pudo ver en un encuentro del que los dos equipos se fueron con la sensación de que podían haber obtenido la victoria.

  Comenzó el primer tiempo eléctrico. Los verdes salieron al césped mejor plantados y a los pocos minutos dominaban el tempo del encuentro. Con la velocidad por bandera, los de Arsenal castigaron una y otra vez la zaga de los blancas hasta que, en una anticipación de Elady, Álex Carmona terminaba cerribando al jugador serrano dentro del área y el trencilla no dudaba a la hora de señalar penalti. Fue el propio Elady el que se encargño de transformar la pena máxima poniendo el cero a uno en el electrónico.

  El tanto dio tranquilidad a los mancharrealeños pero el potencial del Real Jaén es superior al de su vecino y la calidad individual no tardaría en notarse. Se equilibraron las fuerzas y, con el beneplácito de Sergio Molina y Víctor Andrés, los de la capital del Santo Reino comenzaron a tener protagonismo en el encuentro.

  Pese a que las carburación del centro del campo no fue la apropiada, los lagartos encontraron en la estrategia la vía para igualar la contienda. Balón de falta que centró Sergio Molina y una mala salida de Emilio habilitaba a Trujillo para que, peinándola, hiciese el uno a uno A punto estuvo de romper este resultado Santi Villa con un disparo lejano que solo el poste pudo repeler, pero el partido llegaría al encuentro en empate a un tanto.

  El descanso tuvo el sobresalto de un niño que cayó desde la grada y tuvo que ser atendido sobre el mismo césped del estadio y evacuado en ambulancia justo después. Una vez reanudado el juego pudo verse un fútbol más trabado, con menos ocasiones y en el que los dos equipos impusieron sus defensas al ataque contrario.

  Solo Sergio Molina fue capaz de romper, y a ratos la monotonía en la que cayó el partido. Lo intentó a balón parado un Mancha Real demasiado cansado para usar la velocidad que había exhibido en los primeros minutos. Rafa Mella debutó con los lagartos y de sus botas partió la ocasión en la que Orbegozo perdonó a puerta vacía cuando media Victoria cantaba el tanto.

  Cifu remató un saque de banda contra el poste y Bardanca, completamente solo mandó el balón a la nubes de una forma incomprensible. Perdonaron mucho los lagartos y, a falta de diez minutos para el final, el Mancha Real aprovechó la que tuvo. Córner rechazado a la bando donde la pescó Elady, la puso tocada el Serrano y Ramón la peinó para que estallaran los más de 400 aficionados verdes que acudieron al feudo capitalino.

  Pero de nuevo volvió la polémica y la torpeza defensiva. León agarró a Mella cuando faltaban cinco minutos para el final y el colegiado no dudó a la hora de señalar el penalti. A punto estuvo Emilio de convertirse en héroe ya que consiguió detener la pena máxima ejecutada por Santi Villa pero no pudo el guardameta de los verdes detener el tiro a bocajarro que le envió Aguado en el rechace.

  El gol del que fuese canterano jienense cerró un resultado con el que el Real Jaén consiguió su cuarto empate de la temporada y con el que los manchegos lograron puntuar en un campo más que complicado.