Kevin y la importancia de ser donante de médula

​El caso del pequeño linarense ha iniciado una nueva campaña de concienciación en la que es importante conocer lo fácil que es ser donante de médula y lo resolutivo que puede llegar a ser
|


Hace dos meses, la madre de Kevin Moreno Martínez notó como el pequeño se cansaba demasiado y observaba como apenas comida y cada día se notaba más débil. María José no dudó en llevarle al médico quien, tras una analítica, se descubrió que los niveles de los componentes de la sangre de Kevin no eran los adecuados a un niño de su edad. Fue entonces cuando ingresó en un centro hospitalario de Jaén, donde se confirmó su patología y comenzó a recibir su tratamiento en Oncohematología.


A partir de ahí, comenzaron las pruebas a los familiares cercanos para buscar la máxima compatibilidad posible y, los problemas. ya que su padre y su madre son solamente compatibles a un cincuenta por ciento, pero él tiene la médula más dañada y necesita de un porcentaje mayor de compatibilidad. Con su hermano ya se ha probado y tampoco es posible, así que no queda más remedio que esperar porque, de momento, no hay ningún donante en el banco que le venga bien.


Desde ese momento, la lucha y el apoyo de toda la sociedad para conseguir un donante. El Linares Deportivo, el Real Jaén, el torero Juan José Padilla o la Hermandad del Prendimiento y Rosario, cofradía a la que pertenece la familia del menor, entre otros muchos, están apoyando esta causa que ya ha tenido una amplia difusión en redes sociales. 



Proceso rápido, resultado efectivo

Pero, ¿qué significa ser donante de médula? Ser donante voluntario significa aceptar firmemente el compromiso moral de donar progenitores hematopoyéticos de médula ósea o de sangre periférica a un enfermo de cualquier parte del mundo que, sin disponer de familiares compatibles, requiera un trasplante. El único requisito inicial es cumplimentar un formulario y someterse a una pequeña extracción de sangre con el fin de determinar su grupo de histocompatibilidad. 


Puede incluirse en la Red Mundial de Donantes de Médula Ósea, a través de REDMO, toda aquella persona de edad comprendida entre los 18 y 55 años que disfrute de buena salud. El criterio de buena salud consiste en no sufrir enfermedad cardiovascular, renal, pulmonar, hepática o hematológica, u otras afecciones crónicas que requieran tratamiento continuado, y no tener antecedentes, o riesgo de haber padecido infecciones por los virus de la hepatitis B, C, o del sida.


Si apareciera algún paciente compatible con usted, sería citado para realizar una analítica de confirmación. Y si todo es correcto, llegaría el momento de la donación. La donación de progenitores hematopoyéticos se puede llevar a cabo de dos maneras:


1. Sangre periférica: Obteniendo células madre de sangre periférica después de la administración de 4-5 inyecciones subcutáneas de unos agentes llamados "factores de crecimiento" que hacen pasar las células madre de la médula al torrente sanguíneo.


2. Médula ósea: Extrayendo sangre medular de las crestas ilíacas (parte posterior-superior de la pelvis) mediante unas punciones. Este procedimiento se realiza bajo anestesia general o epidural y requiere ingreso hospitalario de 24 horas. Actualmente se realiza este procedimiento sólo en el 20% de los casos o para pacientes con enfermedades muy particulares que responden mejor a este tipo de donación.


Por tanto, ser donante de médula es algo tan fácil que merece la pena serlo por el simple motivo de salvar vidas como la del pequeño Kevin. Desde iJaén Información, animamos a todos los jiennenses a convertirse en donantes. Por ello, pueden hacerlo de lunes a viernes de 9 a 14 horas en el Hospital Princesa de Jaén, el 23 de septiembre en el hospital de San Agustín de Linares y el 28 de septiembre en el Centro de Educación de Adultos "Paulo Freire".