Cañamero denuncia que la CHG saque a subasta tierras donde trabajan 7 familias

​El diputado por Jaén recuerda que desde 2005 estas personas han recuperado unas tierras que estaban abandonadas en Vilches, Úbeda y Sabiote tras un acuerdo con la entidad pública y ahora la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir "quiere venderlas a particulares"
|

El diputado en el Congreso de Unidos Podemos por Jaén, Diego Cañamero, se suma a las reivindicaciones del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en Jaén para denunciar las intenciones de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de sacar a subasta pública el aprovechamiento de diferentes parcelas de la provincia de Jaén que desde 2005, por cesión de la Confederación, vienen trabajando 7 familias.


En el 2005, tras la lucha reiterada del Sindicato de Obreros del Campo por el aprovechamientos de unas tierras en la provincia de Jaén que se encontraban abandonadas (en Vilches, Úbeda y Sabiote), finalmente se logró que estas tierras (30 hectáreas) fueran cedidas a 7 familias para su aprovechamiento. Dichas tierras fueron cedidas porque en ese lugar “existían olivos que no eran recolectados y cuyas aceitunas no son aprovechadas” tal y como aparece en el contrato de cesión de la Confederación al Sindicato de Obreros del Campo. 


Tras ser trabajada y puesta en marcha dicha tierra durante más de 10 años ahora que está en funcionamiento la CHG vuelve a reclamarla para concederla a cambio de una cuantía económica a otros particulares. Como consta en el BOE, del pasado 23 de julio de 2016, se anuncia el “inicio de procedimiento en régimen de concurrencia para el otorgamiento de concesión demanial de aprovechamiento del olivar” de estas tierras. Es decir, la salida a subasta pública del aprovechamiento de estas tierras.


Por todo ello Diego Cañamero junto a Curro Moreno y Óscar Reina, portavoces territorial y nacional del SAT, se suma a las reivindicaciones y solicitará mediante un escrito una reunión con los responsables de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para impedir que las familias que han vivido y trabajado esta tierra sean expulsadas de ellas.