Torres

Salvan a un bebé de morir tras caer a un piscina en Torres

​El suceso ocurrió en un cortijo rural del paraje de Nava París, cuando un bebé de 17 meses se introdujo por el espacio que quedaba entre los postes de la valla que acota la piscina, cayendo al agua, habiendo estado sumergido durante unos minutos.
|


El pasado día 30 de julio de 2016, un miembro del Cuerpo de la Guardia Civil, fuera de servicio que se encontraba pernoctando en un cortijo rural, sito en el paraje de Nava París, termino Municipal de Torres, alertado por unos fuertes gritos pidiendo auxilio y socorro en las inmediaciones, salió al camino principal de la zona, donde a la vez recibió una llamada de teléfono de un compañero de su Unidad, informándole de que el propietario de unas casas le había alertado de un incidente con una niña de corta edad, la cual había caído a la piscina en una de las viviendas rurales. 


El citado agente al encontrarse cerca de las citadas casas, junto con otras dos personas vecinas llegaron al lugar y se encontraron con un bebé de unos 17 meses de edad, en estado inconciente y sin pulso, en los brazos de su padre tendidos en el suelo, ya que al parecer el citado bebé se introdujo por el espacio que quedaba entre los postes de la valla que acota la piscina, cayendo al agua, habiendo estado sumergido durante unos minutos. Un médico pediatra que se encontraba en el citado cortijo procedió a la reanimación cardio-pulmonar ayudado por el citado agente, hasta que el bebe expulsó gran parte de agua que había ingerido, recuperando el pulso y volviendo a respirar. 


Durante la reanimación se avisó a los servicios sanitarios más próximos, personándose una UVI móvil y un helicóptero de emergencias. Siendo estabilizada por personal sanitario y trasladada al Hospital Materno-Infantil “Virgen de la Nieves” de Granada, todo ello con el apoyo de miembros de la Guardia Civil de Mancha Real, que facilitaron la llegada de la UVI móvil, así como el aterrizaje del helicóptero y traslado del bebé.