La Junta entrega 60.000 euros a entidades que trabajan con inmigrantes

La delegada del Gobierno califica como “fuente de solidaridad” la labor que llevan a cabo las ONGs en el acto de entrega de las subvenciones
|

La delegada del Gobierno, Ana Cobo, hizo entrega, en la mañana de ayer, de las resoluciones a 12 entidades jiennenses por importe de 60.000 euros, correspondientes a la convocatoria de subvenciones del 2016 destinadas a colectivos sin ánimo de lucro en materia de políticas migratorias. En concreto, los beneficiarios son: Cruz Roja, Jaén Acoge, Mundo Acoge, Mujeres Juristas, Asociación de Mujeres “Mariana Pineda”, Cáritas, Fundación Don Bosco, Poblado Mundo, UPA, CCOO, Solidarios Sport y Aseis Lagarto.


Cobo ha destacado el apoyo que se brinda desde la Junta de Andalucía a través de esta convocatoria a “esta fuente de solidaridad que constituyen las ONGs”. “Las ayudas oscilan entre los 2.000 y los 8.000 euros, dentro de un presupuesto para toda Andalucía de la Dirección General de Políticas Migratorias, dependiente de la Consejería de Justicia e Interior, de 1.096.000 euros”, ha señalado la delegada.


Dentro de los proyectos subvencionados este año, resaltan los centrados en las mujeres inmigrantes. “En ellas la discriminación es doble, por su nacionalidad y por su género, y desde el Gobierno Andaluz no quedemos obviar este aspecto”, ha apostillado Cobo, que ha detallado que entre las actuaciones se encuentran asesoramiento legal, acompañamiento a mujeres inmigrantes víctimas de violencia de género, prevención de esta lacra en el ámbito familiar, acciones que facilitan la autonomía personal y familiar de las mujeres inmigrantes, clases de alfabetización u orientación profesional.


También se van a subvencionar programas destinados a la orientación y asesoramiento laboral, especialmente de jóvenes, a través de acciones formativas, acuerdos de colaboración con empresas, prácticas laborales o información sobre autoempleo.


“El objetivo de los proyectos aprobados es proporcionar a las personas que se desplazan desde otros países toda la ayuda necesaria para dispensarles una buena acogida, llevar una vida digna y ayudarles a vivir como personas de pleno derecho. En definitiva, poder atender las dificultades propias de llegar a un país diferente”, ha concluido Cobo.