Mario Liébanas Jonhson: "Lo más urgente en este barrio es un plan de empleo para reducir el 70% de paro que hay"

​Hoy en "La Entrevista de la Semana" hablamos con Mario Liébanas, presidente de la AVV PASSO que esta semana ha cumplido cuarenta años de existencia, cuatro décadas de trabajo por el vecino del Polígono el Valle que han hecho que esta zona obrera de Jaén pueda sobrevivir y existir. La asociación de vecinos más antigua de toda la provincia de Jaén trabaja diariamente por mejorar el bienestar de 12.000 jienenses. Mario nos cuenta cómo lo hacen.
|


Mario Liébanas Jonhson ha echado los dientes entre las cuatro paredes de esta asociación de vecinos de un barrio obrero como es el del Polígono el Valle, aprendiendo de su padre, Antonio, quien dedicó parte de su vida a mejorar la de los demás en una época dura, de transición en nuestro país y que afectó, y mucho, a esta zona. 


A Mario, al igual que a su padre, le ha tocado unos años muy duros en los que el paro azota con una cifra del 70% y en la que el Ayuntamiento deja para el final cualquier tipo de actuación que se realice en un barrio de la ciudad. A pesar de ello, PASSO lleva cuatro décadas aguantando y confía en esta otras cuatro más, por lo menos, para alcanzar su objetivo de no tener que reivindicar ni ayudar a los más necesitados, sólo organizar viajes a la playa.


¿Qué es la AVV PASSO?


Es la columna vertebral del barrio del Polígono El Valle. Este barrio sin esta asociación no sería lo que es. Esto antes de existir la asociación tenía muy pocos pisos, no tenía aceras, farolas,... En 1976 empezó a unirse gente para intentar que esta zona estuviera a la altura de cualquier otro lugar de Jaén y cuarenta años años después está más fuerte. Han pasado 15 presidentes y muchísima gente con una misma línea de trabajo que ha beneficiado a su consolidación.


¿A cuanta gente llega PASSO?


El barrio tiene cerca de 12.000 vecinos aunque es lógico que no damos servicios a todos. Llegamos a quien lo necesita. La gente viene cuando tiene un problema, por lo que todo el mundo debería participar y echar una mano porque cualquier día esa persona puede necesitar ayuda. 


¿Cómo puede aguantar una asociación de vecinos 40 años?


Marcando unas líneas claras en las que el trabajo a seguir esté definido y no dejar que desde el exterior se influya los comentarios de que se pida una cosa y no otra. La finalidad es que los vecinos vivan lo mejor posible, con dignidad, y eso es lo que vamos a hacer nosotros para que sea así. 


¿Cuál es el día a día de PASSO?


Esto tiene mucho trabajo y hay que dedicarle mucho tiempo. Mi padre me lo inculcó, empecé muy pequeño junto a él, me gustó y me enganchó el trabajo vecinal, la ayuda a los demás.

Había que modernizarla porque hay un sentir general de que las asociaciones de vecinos son para gente mayor, que están un poco obsoleta porque no sirven para nada...He querido darle un cambio para que se sientan identificados y abrirla a la gente joven porque son ellos los que se tienen que mover, más aún en un barrio con el 70% de paro. 


Por ello, queremos que vengan, que colaboren, que participen en un grupo de parados que se han constituido como Asociación por el Empleo en el Polígono del Valle y demandado a las administraciones y a empresas privadas trabajo para el barrio a través de la solicitud de un plan de empleo.


Con esto quiere indicarte que tocamos varios puntos como por ejemplo que este domingo se ha hecho una excursión de un centenar de personas a la playa.    


¿Qué necesita este barrio?


Lo más urgente es un plan de empleo. Estamos hablando de personas que vienen de la construcción y no se han reciclado. Necesitamos formarlas para que aprendan otro oficio y tengan la posibilidad que tengan otro trabajo. Son personas sin estudios que no cumplen los requisitos exigidos y tampoco hay un plan específico de empleo para que esa gente puedan mantener sus casas y sus familias.  


¿Qué relación tiene PASSO con las administraciones públicas?

 

Pensamos que tiene que ser amable y responsable. Cuando pedimos algo, no buscamos algo personal, sino para un colectivo de personas y, a veces, cuando no nos echan cuenta, incluso se enfadan cuando nuestras solicitudes, que han pasado antes por los cauces pertinentes, llegan a los medios de comunicación tras ser ignoradas. 

Tenemos buenas relaciones pero no podemos dejar de decir lo que necesitamos porque se vayan a enfadar tanto unos como otros. 


Sabemos que el Ayuntamiento no tiene un duro pero sí entendemos que aunque no lo haya, su responsabilidad y obligación es atender a este barrio.


Por ejemplo, necesitamos cuatro o cinco intervenciones que estamos a expensas de que se hagan, una vez que la Junta de Andalucía comience a rehabilitar muchas zonas del Polígono del Valle. Tuvimos una reunión con el Ayuntamiento para solicitarle que se coordinara con la Junta entre nuestras demandas y el trabajo previsto. En poco tiempo vamos a haber si cumplen. 


¿Qué acciones solidarias realiza PASSO?


Lo bueno que tiene esta zona es que hay una comunidad de barrio que engloba varias agrupaciones, entre ella La Olla Comunitaria, que da a mucha gente comer por medio de Asuntos Sociales, está también la fundación Don Bosco y otras que hace que entre todos nos repartimos el trabajo de ayudar a los más necesitados. 


¿Qué idea tiene PASSO para poder seguir 40 años más?


Ojalá existiéramos pero sólo para hacer viajes a la playa porque significaría que no hay paro, que todas las infraestructuras y calles son perfectas y que no necesitamos la asociación como instrumento reivindicativo. 

El trabajo que hemos hecho es el que hay que seguir haciendo. Ahora con más fuerza aprovechando que hay más medios como las redes sociales. 


Texto: Carlos de Alarcón

Fotos: Luis Miguel Manzano.