El PSOE recuerda que el colapso no depende de un préstamo de 28 millones

​Manolo Fernández pide “humildad” a Márquez para llamar a la puerta de las instituciones y la oposición en busca de soluciones a la deuda
|


El PSOE ha recordado al alcalde de Jaén, Javier Márquez, el que colapso de un Ayuntamiento con 700 millones de deuda no depende de la devolución del préstamo de 28,2 millones que el anterior alcalde, José Enrique Fernández de Moya, solicitó para pagar nóminas hasta el momento de dejar la Alcaldía.


El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Manolo Fernández, ha pedido a Márquez y a su concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, que no instrumentalicen a la oposición apelando a su responsabilidad a la hora de apoyar en pleno este crédito puntual, enmarcado en un año en el que se han pedido 200 millones en préstamos, cuando el PP no consiente en secundar la propuesta socialista de solicitar una quita de la deuda del Ayuntamiento, necesaria para que respire la institución. “El PP pide que le digamos que sí a los 28,2 millones de euros que pidió sin saber a cambio de qué José Enrique Fernández de Moya apelando a un concepto de responsabilidad del PP que no usó en 4 años de mayoría absoluta, porque no hacía falta. Este concepto de responsabilidad del PP tiene traducción: yo lo llamo extorsión, apelar al remordimiento de conciencia, al ultimátum. Todos los meses estamos al borde del colapso, y todos los meses es la oposición la que tiene que gobernarle al PP”, dice Fernández.


Fernández dice que el alcalde mostró en un principio una postura favorable a la propuesta del PSOE de una quita de la deuda de los planes de pago a proveedores a cambio de apoyar con sus votos la mayoría absoluta que el PP necesita para aprobar la devolución de los 28,2 millones en créditos. “Ahora este acuerdo no se ve posible. ¿Quién es el irresponsable aquí? Que no pedimos nada para nosotros, sino pelear del lado del PP para saldar el 90% de la deuda financiera que tienen 116.000 jiennenses. Que está muy bien las nóminas, pero que hay 116.000 personas a las que no se puede tener 3 años más sin apoyo”.


Por este motivo, el PSOE ha decidido, en palabras de su portavoz, “El PSOE ha decidido no financiar más patadas a la lata. Algún día había que decir “hasta aquí hemos llegado”. Es un chantaje cotidiano, una espada de Damocles que no es lógica. Ustedes, que tenían que estar llamando con humildad a la puerta de las instituciones y de la oposición entonando el mea culpa como todos estamos haciendo se permiten el lujo de cargar el peso de meses y meses de constante endeudamiento en quienes no gobiernan. Al final, lo surrealista es que el rumbo de la ciudad depende de la oposición pero la oposición no puede poner reglas del juego. ¿de qué estamos hablando? El PP quiere conseguir por la vía del remordimiento lo que en otros tiempos conseguía por la vía de la mayoría absoluta, que nunca es lo que más conviene a la ciudad sino lo que más le interesa en ese momento”, ha señalado.


El portavoz ha estado acompañado por la viceportavoz socialista, Mercedes Gámez, quien ha recordado al PP que para irresponsabilidad, la suya de proponer que un crédito que se aprobó a ciegas en 2015 sea devuelto “a ciegas” en 2016, ya que a 24 horas del pleno se desconocen las condiciones que debe asumir el Ayuntamiento y por añadido los jiennenses para afrontar su pago. “Esta es la forma de pedirnos responsabilidad por parte del PP, el mismo que nos habla de colapso si no decimos de esta forma ‘amén’ a sus pretensiones. Señor Márquez, señor Bonilla, tienen ya gastado el bono. No tienen mayoría absoluta y deberían no tener miedo a alzar la voz ante las instituciones que gobiernan los suyos y pedir una quita que, a día de hoy, es la única solución responsable para este Ayuntamiento”.

La viceportavoz ha lamentado además que en este clima de “patadas a la lata” en forma de créditos puntuales y medidas de presión fiscal sobre la ciudadanía, el PP lleve al pleno la tercera subida impositiva en tres meses, en esta ocasión un incremento del 17% de la tasa de basura.


Gámez ha leído textualmente las declaraciones del concejal Manuel Bonilla el pasado julio en las que decía que la opción elegida por el Ayuntamiento para entregar la gestión del tratamiento de residuos por la Diputación sería desglosar la tasa en dos, tratamiento y recogida, sin que ello supusiera la subida de ninguna de ellas. “Si se sube, un 17%, incomprensible”, ha dicho Gámez, “a no ser que sea porque le han pedido que siga metiendo la mano en el bolsillo de los jiennenses para hacer ajustes o porque FCC le aprieta para que no se le acabe el chollo de cobrar por trabajar sin contrato”. La viceportavoz ha lamentado que lo que es un incremento para cumplir con los planes de ajuste se venda como una subida a costa de la Diputación.