Atlético Mancha Real

Pretemporada atípica para la temporada más difícil del Mancha Real

​Las obras del Juventud están complicando la preparación del Atlético Mancha Real para la que será su temporada más exigente.
|

La temporada 2016/2017 no va a ser una más para el Atlético Mancha Real. No lo será porque por primera vez en su historia jugará en la Segunda B. También lo será porque no es poco reto el tratar de mantener la categoría teniendo el presupuesto más corto del Grupo IV. Pero si estos alicientes les parecen pocos es que no conocen que, para más inri, los manchegos no podrán hacer la preparación para tan importante campaña en su estadio.

El Juventud se está sometiendo a un lavado de imagen para estar a la altura de lo exigido por la nueva división y son las obras que el feudo manchego está padeciendo las que hacen que Juan Arsenal y los suyos sean temporalmente unos exiliados futbolísticos. De momento los verdes se han instalado en Torredonjimeno, donde en estas primeras sesiones alternarán el Matías Prats con el campo de césped artificial de la localidad.

Lo reconocía a esta redacción Juan Arsenal: "Va a ser una temporada difícil" y razón no le falta. A las dobles sesiones de entrenamiento a las que se someterá la plantilla habrán de sumar los kilómetros extra que suponen los desplazamientos hasta tierras tosirianas. Además, al hecho de tener que tirar de imaginación para encontrar la fórmula de llevar a cabo los ejercicios necesarios para la preparación sin las instalaciones adecuadas, los jugadores tendrán que sumar el hándicap de no poder probarse sobre el tapete en el que se jugarán las habichuelas a lo largo de la competición regular.