La ciudadela calcolítica de Jaén descubierta en 1997 ¿fue un mito?

Comenzamos nueva sección "Jaén, Calidad Sostenible" en la que todas las semanas, nuestro colaborador, el investigador operativo Juan Molina, nos desgranará los entresijos de nuestra ciudad.
|

"Iba a cambiar la Historia", 5000 años de antigüedad, según afirmaban los técnicos de Cultura de la Junta que la formaban anillos circulares de murallas y fosos con agua. Una obra de ingeniería hidráulica 1500 años anterior a la pirámide de Keops.


Pero en Jaén no hay ninguna zona arqueologica que atestigüe esos fosos y anillos. Quienes llevamos buscando en Jaén esa ciudad sólo encontramos un dibujo hecho a compás sobre un plano.


Un cuarto de siglo que se escribe sobre ella en revistas de arqueología, y sólo encontramos literatura gris que unos arqueólogos elaboran citándose entre ellos de algo que no se puede comprobar: en el suelo.


El arqueólogo Narciso Zafra, de la Junta de Andalucía, fue quien más responsabilidad desarrolló en la zona de Marroquíes Bajos desde 1996 hasta hoy; este técnico elaboró un dibujo imaginario sobre la ciudadela.


Ese dibujo coincidiría con los anillos hechos a compás en los planos del Plan General de Ordenación Urbana de la expansión Norte a finales de los noventa.


Un plano carente de altimetría, donde no se aprecia la dificultad de hacer fosos con agua concéntricos en una ladera.

Un plano que carece de altimetría es como una partitura sin pentagrama, claves y símbolos de silencio, intensidad o ritmo.


La ausencia de altimetría en un trabajo científico que trata de demostrar que hubo una ciudadela circular en la ladera del cerro de Santa Catalina hacia el río Guadalbullón, implicaría un intento de superar en el papel lo que en la orografía no explica.

Los arqueologos de la Junta no muestran ninguna maqueta de esa ciudadela calcolítica que reproduzca la ladera, el valle del arroyo de la Magdalena, y la ciudadela.


Hasta ahora hemos encontrado solo una panorámica realizada por don Narciso Zafra donde se puede identificar algo, pero no la orografia del terreno.


Una maqueta es algo al alcance de cualquier aficionado, o de todo profesional de ingeniería. De modo que esa maqueta es una herramienta de trabajo, estudio y documentación que ningún técnico de la Junta, la Universidad o el Ayuntamiento ha hecho.

Esa maqueta nadie la reclama ni paga: ni el Ayuntamiento, ni la Diputación, ni la Universidad de Jaén, ni la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, ni el Centro Superior de Investigaciones Científicas, ni la UNESCO.


Sin una básica maqueta en la Delegación de Cultura, pero sí cientos de estudios sobre diminutas parcelas; donde unos arqueólogos elevan como farragosos informes que la Junta de Andalucía guarda celosamente.


Todo hace parecer que la afamada ciudadela sea un mito, pues en la ciudad que dicen estaba situada: no se observa resto alguno.


Viendo la panorámica dibujada por don Narciso Zafra, todo hace parecer que esa ciudadela sea ¿una imaginación, humo y nubes?