La Junta garantiza la movilidad de los vecinos de la comarca de Segura

​Felipe López presenta a los municipios de Puente de Génave, Beas de Segura y Santiago-Pontones el I Programa de Transporte a la demanda, que contará con dos rutas en Jaén
|

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha presentado hoy a los alcaldes de Puente de Génave y Beas de Segura, Ramón Gallego y Sebastián Molina, respectivamente, y al primer teniente alcalde de Santiago-Pontones, Fernando Sánchez, el primer Programa andaluz de transporte público a la demanda en zonas rurales, una iniciativa que pretende “cubrir las necesidades de movilidad de los ciudadanos en aquellos municipios o comarcas que carecen de transporte regular y cuyos vecinos necesitan desplazarse en momentos puntuales a centros de salud, educativos, asistenciales, administrativos o judiciales”.


López ha explicado que esta iniciativa “va dirigida a aquellos municipios donde existe una baja demanda de movilidad y carecen de líneas regulares de transporte“. Además, ha destacado la importancia de “hacer realidad la igualdad entre territorios para que la ciudadanía tenga los mismos derechos y garantía de acceso a los servicios independientemente del lugar donde residan” y ha añadido que el diseño de este programa “atenderá las necesidad de movilidad de más de 60.000 habitantes”.


Tras un diagnóstico del mapa andaluz y los buenos resultados obtenidos en las pruebas piloto, en la provincia de Jaén se ha decidido implantar dos rutas “que vendrán a optimizar los servicios en la Sierra de Segura y su conexión con el Hospital de la comarca”, ha subrayado el consejero. “Así, una de ellas atenderá a los 8.708 habitantes que recorrerá desde la zona de La Matea al hospital, mientras que otra comunicará Puente de Génave con Beas de Segura, lo que supondrá responder a las necesidades de 8.147 vecinos más de la zona”, ha detallado.


Respecto al coste para los viajeros, Felipe López ha comentado que se trata de “un servicio público respaldado por el Gobierno andaluz como garante de las necesidades de transporte de los ciudadanos”. Por ello, los usuarios abonarán el 8% de la tarifa completa, mientras que el resto será subvencionado por la Consejería de Fomento y Vivienda”. Las previsiones apuntan a una inversión anual en el programa de 92.750 euros.


Selección de 18 rutas

Para la determinación de las rutas a implantar, se ha realizado un diagnóstico mediante reuniones con los alcaldes y representantes del colectivo taxista en zonas rurales, además de las buenas conclusiones obtenidas en la prueba piloto desarrollada en la provincia de Sevilla, concretamente entre los municipios de Coripe y Morón de la Frontera. Con todo ello, se han establecido 18 rutas distribuidas por las ocho provincias andaluzas, en su mayoría orientadas a facilitar el acceso a los servicios sanitarios en estas comarcas.


Esta iniciativa se plasmará a través de convenios con los ayuntamientos, quienes dependiendo de las características del servicio de taxi en su municipio, contratarán los servicios directamente, en el caso de que exista una única licencia, o sacarán a licitación el contrato público. Una vez implantado el sistema, el servicio se coordinará a través de los ayuntamientos, que serán quienes recepcionen un día antes las solicitudes de desplazamientos --en cuanto a horarios y paradas--, comuniquen al servicio de taxi e informen del momento de salida.


Este servicio alcanza un doble objetivo, ya que, por una parte, da respuesta a la demanda de desplazamientos de las personas y, por otra, supone un apoyo al sector del taxi rural, contribuyendo a la cohesión territorial, convirtiéndose en motor económico de los municipios y en estímulo para la generación de empleo.


En cuanto a los motivos por lo que se ha seleccionado el taxi para desarrollar este programa, el consejero ha explicado que se trata de un medio de transporte competitivo por las distancias que se recorren, entre 20 y 40 kilómetros; por atender a un reducido número de viajeros, entre 3 y 5 pasajeros; y por reducir el consumo de combustible, lo que además implica un menor impacto ambiental y una fórmula más para incrementar las políticas de movilidad sostenible.


Tras la puesta en marcha de estas rutas, la Consejería realizará una valoración de los resultados de este primer programa para estudiar su ampliación y la creación, en un futuro, de nuevas rutas en aquellos municipios y comarcas en los que existe una demanda contrastada de este tipo de transporte.