Eterno capitán, Fran Carles el mito

Como decía el propio Fran en su perfil de Twitter, "la esperanza es algo bueno, quizá lo mejor de todo, y las cosas buenas no mueren". Tengamos esperanza de que Fran Carles sigue con nosotros y lo hará cada domingo allá donde juegue su Linares Deportivo
|

Como dice en su perfil de Twitter, "la esperanza es algo bueno, quizá lo mejor de todo, y las cosas buenas no mueren". Por eso Fran Carles no ha muerto, está con nosotros, en nuestra ciudad, en nuestro municipal de Linarejos, está aquí". 


A las dos y media de la tarde, la ciudad de Linares enmudecía. Unas horas antes se había conocido que el capitán del Linares Deportivo, había ingresado la pasada madrugada en el hospital de San Agustín con un fallo multiorgánico derivado un una infortunio. Un golpe con una pesa en el músculo de la pierna tres días antes en un gimnasio del hotel de Torremolinos en el que disfrutaba de las vacaciones terminaba que Fran en la UCI.


Por que Fran Carles era así. Un deportista 24 horas al día, y le daba igual estar de vacaciones. Quería estar en forma y preparado para disputar los primeros minutos de la temporada contra el Granada de Paco Jémez.


A pesar de que los médicos reaccionaron rápidamente interviniéndolo quirúrgicamente y llevando a cabo un tratamiento que luchara contra ese fallo multiorgánico que ya sufría y esa infección en partes tan delicada del cuerpo como el Bazo, Riñón e Higado, Fran Carles dejaba de existir como persona y se convertía en mito del Linares Deportivo.


Francisco José Pardo Garrido, un mito que se forma hace siete años cuando es uno de los integrantes de la nueva época de un club en la contribuyó, y mucho, en volver a colocar a su equipo del alma en Segunda B con un gol en el partido de ida de la final del ascenso ante el Castellón en mayo de 2015. 


Este maestro de 26 años de edad, también era entrenador de las categorías inferiores del Linares Deportivo, concretamente de los prebenjamines, y transmitía a los más pequeños esos valores deportivos que el mismo ofrecía cada domingo en el césped de Linarejos.


Como recuerda María José, madre de Juan, uno de los que fue su pupilo, "tenía mucha unión con los pequeños desde que se creó la cantera. Iba con sus bolsas de pipas a ver los partidos de los niños y siempre estaba dispuesto a dar lo que estuviera en su mano, si alguien se lo pedía. Le echaremos de menos", afirma. 


Por cosas como estas, Fran Carles no ha muerto, sigue con nosotros y lo hará cada domingo allá donde juegue su Linares Deportivo.