Real Jaén

Con el goteo no se llena la piscina

La situación institucional es límite
|

Hace ya días que el calor aprieta de lo lindo en la capital del Santo Reino aunque no todos los jienenses sudan por igual. Lo hacen con una especial intensidad aquellos que luchan en estos momentos contra viento y marea para que esta no haya sido la última temporada del Real Jaén.

Con el asfixiante calor que abrasa las olivas apetece, cuanto menos, darse un chapuzón y la piscina del club blanco no es solo que esté vacía sino que tampoco presenta visos de llenarse. Los nuevos dirigentes, encabezados por Higinio Vilches y Juan Carlos Hidalgo, buscan a la desesperada alguna forma de arreglar las vías (Seguridad Social, Hacienda, deuda con los trabajadores, etc) que han dejado seca la alberca del club y mientras tanto, para al menos cubrir el fondo, lanzaron una campaña de abonados que está resultando a todas luces insatisfactoria.

Creyeron los hombres de traje de la entidad que Jaén es Huelva  y que, como allí, la ayuda de la afición llegaría cual diluvio que todo lo sanase y que sino al menos permitiese darse un chapuzón que ayudase a sobrellevar los calores venideros, pero ni mucho menos ha sido así.

Los alrededor de 500 abonos que hasta ahora ha hecho el Real Jaén no suponen sino un mero goteo sobre una superficie árida que necesita mucho más para poder dar algo productivo. Lejos quedan las cifras del año pasado (casi 1.000 socios más a las mismas alturas) pero también es cierto que no se venden los carnets a 40 euros y tampoco se puede vender ya ese humo que en otras ocasiones despertó ilusión.

Fue irresponsable, como así lo reconoció hace poco el propio Higinio, echar un par de cubetadas (en forma de pago a los jugadores) para evitar que las vías fuesen visibles antes de tiempo. De igual modo volvió a ser irresponsable confiar en un diluvio que era incierto y ya improbable y, desde luego, con el goteo no se llena la piscina.