Juan Lillo: "La Junta aplica la demagogia con datos trucados sobre la PAC. Jaén va a recibir 5 veces más que la media de España"

|

Juan Bautista Lillo Gallego nació en Mengibar (Jaén) el 7 de Febrero de 1947. Casado y con 4 hijos, es Ingeniero Técnico en Electricidad por la Escuela de Ingenieria Técnica Industrial de Jaén e Ingeniero Industrial electrónico por la UNED.


Ingresa en Octubre de 1974 en la Escuela de Ingeniería Técnica Industrial de Linares, hoy Escuela Politécnica Superior, de la que es Profesor Titular. Desde 1969 hasta 2002 trabajó, en diversos cargos, en la Compañía Sevillana de Electricidad S.A.


Cabe destacar que fue Alcalde de Linares entre 1995 y 1999, Concejal de dicho Ayuntamiento entre 1999 y 2007 y Diputado Provincial entre 1995 y 2007. Ha sido Vocal de la Cámara de Comercio e Industria de Linares desde 1976 hasta 1991 y ha obtenido en dos ocasiones la Cruz al Mérito Militar con Distintivo Blanco. Desde 1974 hasta 1995 Vicepresidente y Vicedecano COPITI . Además ha sido Socio de Mérito de la Asociación de Peritos e Ing. Tecn. Industriales de España (Junio 1985). Medalla de Oro COPITI (Febrero 1996). Posteriormente ha sido nombrado Consejero de Aguas Jaén (1995-2007), Consejero General de C.A. de Granada (1995-2003) y Vicepresidente de EMPROVI (2007-2011).


A menos de un año para cumplir los 70 años, este político dialogante ha recibido en los últimos cuatro años a miles de personas en su despacho y se recorre todos los días media provincia para conocer in situ todos los problemas de la provincia en los que el Gobierno de España tiene competencia. 


Habla sin pelos en la lengua, tal vez por su experiencia en la vida y en la política, tal vez porque a su edad no tiene que rendir cuentas a nadie, Juan Lillo lo dice todo muy claro en esta entrevista. 


Cuando llegue su "fecha de caducidad" se irá a su casa a disfrutar de sus nietos con la satisfacción de haber visto terminada la A-32.


Así es Juan Lillo, el subdelegado del Gobierno de España en nuestra provncia. 


¿Cómo han ido estos cuatro años y medio como subdelegado de Gobierno en Jaén?

Muy bien a pesar de que cuando llegué me encontré muchas trabas. Soy un viejo conocido de la política y además me considero una persona dialogante y por ello no he dejado de ir a visitar a ningún alcalde si me han hecho algún requerimiento, al igual que he recibido a quien me lo ha solicitado.


Sigue siendo el papel de subdelegado tan importante como antes?

Sigue siendo una figura fundamental porque tenemos a nuestro cargo la guardia y custodia de las Fuerzas de Seguridad del Estado (Guardia Civil y Policía Nacional) y controlamos y fiscalizamos a la Policía Local y a la Vigilancia Privada que son muy importantes.


También tenemos cuestiones tan importantes como son el Instituto Nacional de la Seguridad Social, que es el encargado de fiscalizar el trabajo en España y, por consiguiente, en Jaén en su parte de Tesorería, que es el que cobra y el que paga, el que da las prestaciones a los parados y jubilados.


Igualmente controlamos Instituciones Penitenciarias, donde se está llevando a cabo una labor muy importante porque las cárceles han cambiado mucho con los nuevos sistemas de funcionamiento. Es un lugar de reeducación de los internos. Nos gustaría que la gente conociera como se vive allí y se vea el resultado de la implicación de las administraciones públicas e incluso la propia iglesia a partir de la pastoral en esto.


También se ha logrado que muchos ayuntamientos que estaban al borde del cierre hayan podido respirar gracias a las medidas del gobierno central como los pagos a proveedores. 


¿Qué diferencia hay entre ser alcalde de Linares y Subdelegado del Gobierno?

Son totalmente distintas. Primero porque al alcalde lo elige el pueblo y es un puesto muy gratificante porque a pesar de que fui alcalde en una época tambaleante con Santana que no se sabía si se iba, las minas se acababan de ir y estaba en una situación complicada, a partir de 1996 conseguimos un ciclo de expansión importante y cuando dejé Linares en 1999 había sólo 2.800 personas paradas cuando ahora hay 8.000.


Por su parte, ser subdelegado del gobierno es distinto. El trato no es directo. Hay intermediarios como son los alcaldes, las fuerzas del orden público, de la Seguridad Social,… aunque al ser una persona dialogante y abierta también se llega rápido.


¿Repetiría como subdelegado si Rajoy vuelve a gobernar?

Aunque estoy a disposición del partido, la edad manda y en febrero del próximo año cumplo 70 años y me jubilo y no podría serlo porque para ser subdelegado hay que hacer funcionario de carrera y con esa edad nos tenemos que jubilar. Pase lo que pase tengo fecha de caducidad. Además, me apetece disfrutar de la familia, sobre todo de mis nietos. 


Antes de ser alcalde, fue profesor de la Escuela Politécnica de Linares. ¿Cómo surgió ese cambio?

Bueno, sigo siendo profesor. Soy el más antiguo de la Universidad de Jaén. Llevo 42 años dando clases en la Universidad de Granada, primero; en la Escuela de Peritos, luego, y ahora en la Escuela Politécnica Superior adscrita a la Universidad de Jaén. He compaginado siempre mi actividad laboral con la de profesor, siempre con las autorizaciones pertinentes.


Con lo extensa que ha sido su vida laboral. ¿Con qué etapa se queda?

Todas las etapas son buenas según la edad que se tenga. Empecé a trabajar en Sevillana de Electricidad a los 21 años y a dar clases en la Universidad con 24 años. No es lo mismo hacer esto con esa edad que ahora que tengo casi 70 años.

Aunque hay dos etapas de la vida que se pueden comparar como son cuando tienes hijos y cuando tienes nietos. Son muy bonitas.


¿Y la etapa más dura que ha tenido que vivir como político?

Hemos tenido varios momentos complicados en Linares, porque veíamos que se nos iba la Industria. Nos costaba trabajo sacarla adelante pero tampoco ha sido un momento crítico porque mi carácter dialogante ha hecho que haya conseguido bastantes cosas para el Ayuntamiento de Linares, gracias a la colaboración de otras administraciones como la autonómica, que era socialista, y la central, que fue una época socialista y otra popular.


En mi etapa como subdelegado, estamos más ligado a accidentes o cualquier suceso que suele ser desagradable.


Tanto como alcalde, como subdelegado, no he tenido ningún momento de extremada complejidad, quizás porque hemos sido previsores y siempre hemos tenido en la mano la solución.


¿Se han cumplido los objetivos como subdelegado?

Principalmente era abrir las puertas de la subdelegación a todos los jiennenses sin discriminar y ahí hemos cumplido. Hemos tenido un par de días a la semana, lo que nos ha permitido la agenda, y han sido miles las personas que han pasado por mi despacho. Nadie puede decir que no he atendido la petición de una persona.


Otra era la Infraestructura, a pesar de que no hemos tenido dinero. Ha costado mucho ponerlo en marcha pero estoy muy contento de poder inaugurar varios tramos de la A-32 porque me lo tomé muy a pecho.


En Ferrocarril fue otra cosa que me puse como objetivo y este año se destinan 22 millones.


Y por último, echarle una mano a la Agricultura completando los riegos que estaban sin terminar y otros dos asuntos como eran la presa del cadimo, cuya obra civil está prácticamente terminada y faltan unos asuntos externos como electrificación y motorización previsto para final de año y la presa de Siles que tras una lucha con el Gobierno la hemos inaugurado.


¿Quién miente con los datos de la PAC?

Estamos en época de elecciones y la Junta de Andalucía se cree que con decir que la PAC ha perjudicado más gravemente a la provincia de Jaén van a tener más votos. Utilizan datos trucados porque no han sido capaz de gastar el dinero que se le asignó el año pasado y, a día de hoy, a Andalucía se le asigna el 24,5% del total de toda España. Nos han dado lo que la Junta ha sido capaz de gastarse, ni más ni menos.


Pero es que hasta el 15 de septiembre que no acaba el proceso completo del primer ejercicio no podemos saber cuánto han asignado. Además, las primas de pago directo no van asignadas por comunidades autónomas, sino por agricultor, por lo que quien gana o pierde es el agricultor, no la comunidad autónoma ni Jaén, sino que el agricultor que, además, no ha perdido.


Los andaluces han cobrado entre el 95 y 97% de lo que se ha cobrado en el último ejercicio y hay un 4,5% de lo que se ha cobrado que no se ha perdido. El 2,5% ha ido a una bolsa nacional para contingencias y un 2% para otra bolsa destinada a nuevos agricultores.


Si la Junta de Andalucía anduviera lista, esa cantidad que está apartada, la podrían recibir esos agricultores. También, nos podrían dar aún más en caso de sobrar de ese 4,5% para contingencias.


Por todo ello, no podemos quejarnos ni aplicar la demagogia de, por ejemplo, Susana Díaz, quien en su desconocimiento sobre el tema es capaz de decir que Andalucía va a recibir la mitad de lo anterior. No es cierto. Es totalmente falso porque los agricultores van a recibir prácticamente el 100%.


En Andalucía tenemos una media de 324 euros por hectárea de subvención. En Jaén 628 euros, es decir, el doble, mientras que en el resto de España 120 euros por hectárea.


En definitiva, cuando se haga el computo global podremos saber si se gana o se pierde y es la Junta de Andalucía la que debe de hacer su trabajo para conseguir ese 4% pendiente. Igualmente, no puedo dejar de recordar que lejos queda la famosa tasa plana que quería aplicar el gobierno socialista y que el PP ha parado para que los agricultores andaluces y jiennenses cobraran más.


¿Cómo valora la situación política actual del país?

Yo creo que ahora mismo estamos un poco revueltos porque en los últimos tiempos ha acudido a las urnas gente que habitualmente no votaba. Y eso ha hecho que entre esa nueva afluencia de votantes ofrecen unas posibilidades distintas, en muchas ocasiones muy lejos de la realidad. 


Por otra parte, la calidad del votante en España… tenemos que reconocerlo, no estamos involucrados en la política. ¿Cuánta gente no va por la calle que dice “no, yo no quiero saber nada de política”? Claro que usted tiene que saber de política, usted para votar a Juan, a Pedro o a Manuel, tiene usted que saber qué hace, lo que programa esos señores. Aquí no vale de nada decir como algunos partidos políticos de los nuevos dicen que van a poner un salario mínimo de supervivencia… ¿De dónde se va a sacar? Habrá que saber de donde van a sacar 60 mil millones, si lo que tenemos es que rebajar 10 o 15 mil millones anuales para estar en los parámetros que manda la Unión Europea. 


Esto se ha sumado al hartazgo de la gente, de tantas elecciones o los problemas de corrupción de todos los partidos, que es un mal endémico. De todas formas creo que es una época apasionante, lo único es que las reglas del juego no están claramente establecidas y aquí se ha llegado a decir que el que más votos tiene no es el que gane las elecciones, sino el que llegue a gobernar. No, el que gana las elecciones es el que más votos tiene, que gobierne otra persona es una totalmente distinta.


Ya hablando como político, no entiendo esa animadversión que hay en la calle, o en ciertos sectores que se está extendiendo, de que el Partido Popular, o su Presidente Mariano Rajoy, hay que quitarlos de en medio y no se puede negociar con ellos. No entiendo al Secretario General del Partido Socialista, Pedro Sánchez, eso de no querer hablar con nosotros. ¿Es que Podemos es mejor interlocutor que nosotros? 


Por tanto, el asunto político lo veo revuelto, pero creo que es bueno porque siempre, para que las cosas se arreglen, tiene que llegar un punto malo. Y bueno, en este período, en el que ya se han visto posiciones, actitudes y tal… seguramente hará pensar a muchos votantes que hay que reconciliar la cuestión y votar algo para que España salga de esta situación tan engorrosa como tenemos. Por otra parte, los políticos tenemos que tratar de cambiar la legislación vigente de manera que no se pueda producir otro punto como este.


Volvemos a las urnas el 26 de junio, ¿cómo prevé los resultados? ¿Igual que el 20 de diciembre o cree que habrá un cambio?

Yo creo que va a haber un cambio importante. Igual que había una intención de voto oculto hace seis meses, y se veía que había unos partidos emergentes que podían tirar para arriba, pero no se esperaba que tuviesen ese resultado tan fuerte, pues ahora también puede haber un cambio en el sentido contrario. Lo que sí está claro es que en España, las fuerzas de la llamada “izquierda” y “derecha” están muy equilibradas, y quien consiga unirse y no atomizarse, aún teniendo el mismo número de votos, va a tener un mejor resultado en cuanto a número de Diputados. 


Y lo que sí tengo la completa seguridad, es que los dirigentes políticos de todas las formaciones van a llegar a un acuerdo inmediato tan pronto se termine las elecciones, porque no perdonaría el ciudadano español que tuviésemos otros seis meses de esta inestabilidad como estamos teniendo.


Se ha confirmado la presencia de Diego Cañamero como número 1 de Podemos. ¿Qué opinión tiene? Porque además tiene muchas posibilidades, según las encuestas, de que pueda salir como diputado por Jaén.

 A mí no me gustan los extremismos, pero tenemos que acatar la voluntad política. Lo que no vamos a hacer nosotros es ponerle puertas al campo, ni decir a cualquier partido quién tiene que ir como candidato. Si Podemos ha considerado que el Señor Cañamero es la persona ideal para representarlos, nosotros no tenemos que decir nada de eso. Si el pueblo lo elige, el pueblo nunca se equivoca.


Por último, podemos unir las últimas tres preguntas… ¿Cómo ve la provincia? ¿Cómo ve su tierra de adopción, Linares? Y ¿cómo ve Jaén?

Pues la provincia está mal porque nosotros, los políitico de Jaén de cualquier ideología, no hemos tenido la fuerza suficiente para acabar de atraer los recursos con el objeto de que despegue de la situación en la que se encuentra. No puede ser que la alta velocidad, que empezó con una iniciativa del alcalde de Linares, en este caso yo, y el alcalde de Jaén donde se hizo el primer tramo de obra civil entre la estación de Vadollano y Linares Baeza en el año 1999 y en el año 2000, 20 años después, estemos todavía en el tramo que estamos, hacía falta un empujón. 


No podemos echarle la culpa al Partido Popular, porque en estos 20 años ha gobernado ocho el Partido Popular y doce el Partido Socialista, será culpa de todos. A la provincia hay que añadirle el problema de haber perdido gran parte de la industria, como consecuencia de una mala gestión de la parte política. 


Además, el mar de olivos que tenemos en Jaén, le ha causado daño a la agricultura. Se han acabado los cereales, las plantas forrajeras, la remolacha, el algodón… Ahora se termina de dar rastra a los olivos y ahora se guardan los tractores hasta septiembre que empecemos a sulfatar para coger la aceituna… los tractoristas al paro. Hemos abandonado la ganadería, porque el campo no es solo es agricultura… ese aspecto tenemos que potenciarlo.


En cuanto a Linares lo veo mal. Se están haciendo esfuerzos, pero ya te digo. Cuando yo me fui del Ayuntamiento en 1999 había 2.800 inscritos a las listas del paro, y ahora hay cerca de 9000. Una población envejecida, mucha gente subsidiada gracias a que, a trancas y barrancas, y a algunos incumplimientos que todavía hay de la Junta de Andalucía con el pago de los jubilados y pre jubilados de Santana, jubilaciones de Adago, de Fundición la Cruz, de Envases Carlota… 


Al final se jubilaron en su momento con unos sueldos medio regulares… y tenemos un nivel no tan alto como la gente se cree, un nivel medio de 920 euros según la pensión media en Linares. Yo sé que estamos luchando entre todos por más trabajo, pero cuesta. Sé que lo vamos a pasar mal, pero espero que tenga algún tirón. Afortunadamente otros sitios, como Martos, han sabido trabajar mejor que nosotros en Linares y tienen asegurado el asunto industrial.


En cuanto al Ayuntamiento de Jaén, es el compendio de una mala administración dentro del mismo, y se llegan a situaciones que no son nada incomprensibles que Ayuntamientos como el de Jaén estén en un nivel de deuda de 600 o 700 millones de euros. Alguna solución habrá, pero esa solución tiene que haberla desgraciadamente pagada por los habitantes de Jaén, mientras que los políticos que se equivocaron, cada uno de un signo distinto, se han ido de rositas y probablemente estén viviendo mejor que los jiennenses. Jaén, de cualquier manera, como todas las capitales de provincia que tienden a agrandarse tienen un buen porvenir, sobre todo en lo comercial. 


La capital de provincia sigue siendo un centro administrativo, un centro de comercio importante aunque éste ya esté muy diseminado. Hay un tercio de los Ayuntamientos españoles que viven una situación parecida al de Jaén, otro tercio que, sorprendentemente, viven el día a día sin muchos sobresaltos, y otros que tienen en el banco tanto dinero como deben los de la primera fase.


IMG 9437


Texto: Carlos de Alarcón/Ana Teba

Fotos y Video: Luis Miguel Manzano